El Norte de Castilla

fotogalería

La Virgen con el 'Niño' Jesús. / The Telegraph

La peculiar restauración del Niño Jesús de Ontario

  • Una artista de la localidad canadiense de Sudbury deja estupefacto al mundo con su trabajo

La restauración de la cabeza del niño Jesús de una estatuta de la Virgen y el Niño Jesús de la iglesia de Santa Ana de los Pinos en la localidad canadiense de Sudbury, Ontario, ha dado la vuelta al mundo. Y es que las imágenes hablan por sí solas.

La historia arranca cuando alguien, a principios de este otoño, decapitó la imagen del Niño Jesús de la escultura que la parroquia tiene a la entrada del templo y se llevó la cabeza. Una figura de piedra cuya restauración se antojaba cara y compleja y para la que la congregación no poseía el dinero suficiente. Pero hete aquí que una artista local acudió al rescate del párroco y se ofreció a reponer, gratuitamente, la cabeza del Niño. El resultado a la vista está. Nada que envidiar al Ecce Homo de Borja.

Lo primero, la artista ha realizado la cabeza del Niño Jesús en terracota, lo que hace que con la lluvia y la humedad se vaya erosionando casi a diario y, además, está dejando un reguero naranja por el cuerpo de piedra de la estatua. Hay incluso quien ya le ha encontrado un parecido con un personaje de dibujos animados: Lisa Simpson.

¿Pero quién ha sido la artífice de dicha restauración? La cabeza de terracota es obra de la artista local Heather Wise quien, según ha explicado a distintos medios locales el padre Gerard Lajeunese, portavoz de la iglesia de Santa Ana de los Pinos, está trabajando ya en la pieza de piedra. «La idea era tener esta cabeza de terracota hasta que estuviera finalizada la de piedra pero con la lluvia se está estropeando el resto de la estatua. Así que vamos a tener que quitarla», ha explicado el religioso en varias de entrevistas. La idea iba más allá y la artista pensaba pintar la terracota pero con tanta humedad no ha conseguido que se seque para poder terminar su 'original' trabajo.

fotogalería

La artista Heather Wise posa con la estatua de la Virgen y el Niño Jesús de Santa Ana de los Pinos. / Gerard Lajeunese

Tampoco nos rasguemos las vestiduras, porque las restauraciones chapuceras en el mundo del arte están a la orden del día. Desde cambiar fondos de cuadros, a añadir piezas sin revelar que son nuevas y no originales o alterar estrucutras de edificios de la antiguedad. Aquí tienes 10 ejemplos.

Temas