Conoce al cliente más torpe del mundo

  • La tienda británica de electrodomésticos HBH Woolacotts fue la 'victima' de este hombre

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La tienda británica de electrodomésticos HBH Woolacotts fueron las 'victimas' de este hombre. Un cliente que tocó una televisión y la tiró al suelo. El aparato le dio al que tenía detrás que sufrió el mismo destino. No se quedó ahí la cosa, el chico, asustado, golpeó un tercer televisor que también cayó y arratró a otro. En total, cuatro televisiones destrozadas por el módico precio de 5.500 euros.

A partir de ahí el dependiente no quiere que el joven se vueva a acercar a los aparatos ni siquiera para que le ayude a recogerlos. Nada se sabe de la suerte que corrieron los dispositivos ni si el cliente tuvo que abonar la cuenta por los destrozos.