El Norte de Castilla

Un ayuntamiento retira un manifiesto que elogiaba a la «heroína en silencio» de la violencia machista

  • Olivares quería honrar así a la última víctima de violencia de género, vecina de la localidad

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

De forma apresurada, el Ayuntamiento de Olivares (Sevilla) tuvo que rectificar este martes el comunicado difundido y leído durante la concentración de repulsa por el último asesinato machista, ocurrido el domingo en la localidad. En el texto se loaba a la víctima como una “heroína en silencio” y se preguntaba, retóricamente, “si “hay algo más heroico que aguantar todo lo que ella ha aguantado sin hacer que se note”.

La víctima era Estefany, una joven dominicana de 26 años que había denunciado a su exmarido el 17 de septiembre aunque se le había denegado la orden de alejamiento. Apenas un mes después era apuñalada a las puertas de la vivienda donde trabajaba cuidando a ancianos y delante de sus dos hijos, de 2 y 5 años.

El ayuntamiento, gobernado por el PSOE, convocó para este lunes una concentración de repulsa durante la cual la concejal de Igualdad, María del Carmen Mateos, leyó un comunicado en el que se lamentaba la muerte de la mujer, destacando que “pensaba que la mejor forma de proteger a sus hijos era no manifestar el infierno que ella vivía día tras día”, aunque alababa que finalmente dio “a conocer su situación de maltrato tras una agresión física que necesitó de asistencia hospitalaria”. “No era la primera que vez que le pegaban, pero algo le hizo cambiar, ver de otra manera. La mayor preocupación de Estefany eran sus hijos, unos hijos que pensaba pondría en peligro si contaba lo que le pasaba y que en su afán de protegerlos, hoy están solos”.

Aunque el texto subrayaba que “es necesario que las personas que sufren maltrato denuncien su situación”, apuntaba que “la corta vida de Estefany es ejemplo de vida de sacrificio, de heroína, de saber cómo callar, de aguantar que le peguen, que la humillen, que le peguen como decía Estefany: “como él sabe hacerlo.. él sabe hacerlo sin dejar marcas”. Y continuaba calificándola de “una heroína en silencio…¿Hay algo más heroico que aguantar todo lo que ella ha aguantado sin hacer que se note?”.

Los medios de comunicación y las redes sociales rápidamente se hicieron eco de estas palabras, obligando al consistorio a retirar el comunicado de su página web y pedir disculpas por un “malentendido”. Consideraban que se había “malinterpretado”, porque en ningún momento se quiso hacer apología de la violencia de género, aunque concedían que el párrafo en cuestión era “desafortunado” y que desde la institución se promovía obviamente la denuncia de cualquier víctima de violencia de género.

Así, el manifiesto era sustituido por un nuevo texto en el que se insiste que “la denuncia es vital” y se subraya la necesidad de que víctima o su entorno saquen a la luz cualquier caso de maltrato.