El abuelo que se tatuó el nombre de su mujer fallecida

El abuelo que se tatuó el nombre de su mujer fallecida

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Los trabajadores del Gothan Tattoo Madrid en Mahadahonda pensaron que se había equivocado, despistado, desorientado. Todo antes de creer que el hombre de 71 años que había entrado por la puerta quería tatuarse. Pero sí, quería que le pusieran 'Te quiero, Pilar'.

"En tinta azul por favor, tiene que ser exactamente igual que lo que traigo escrito. Y en una zona donde lo pueda ver cada día". Lo tenía claro. Las palabras que había dedicado a su mujer ahora fallecida en una fotografía tomada hacía 50 años durante un baile.

Él contó que nunca le había gustado los tatuajes pero que quería ver la dedicatoria todos los días así que como lo quería en la palma de la mano, en el estudio le explicaron que ahí se borran antes, finalmente se lo dibujaron en el antebrazo. También le dijeron que le iba a doler pero respondió que no le importaba porque había estado en el ejército.