El Norte de Castilla

La Fundación Oso Pardo denuncia la «enorme temeridad» de un cazador

  • El vídeo grabado por un cazador durante una batida en Cosgaya levanta la polémica

El vídeo grabado por un cazador durante una batida en Cosgaya, en el que se ve cómo un oso que deambulaba tranquilamente por el monte huye despavorido al ver al cazador, es «claro ejemplo -advierte la Fundación Oso Pardo- de lo que nunca hay que hacer en una cacería: dejar que un oso se acerque al puesto de caza», según informa en su web El Diario Montañés.

La asociación conservacionista explica en un comunicado que lleva tiempo «trabajando intensamente con cazadores; y hemos elaborado manuales de caza en zonas oseras para dejar claro que, ante la presencia de un oso, nunca hay que dejar que se acerque al puesto del cazador».

Según explica la FOP, lo correcto es hacer que el plantígrado «nos identifique manifestando nuestra presencia, dejándonos ver y oír a distancia suficiente». «No debemos mostrarnos nunca curiosos o con exceso de confianza y permitir que el oso se acerque a pocos metros para hacerle una foto o grabar un vídeo». Esto, continúa la FOP, podría «provocar una situación de riesgo en la que el animal podría sentirse amenazado».

Para la Fundación Oso Pardo, la actitud de este cazador «es una enorme temeridad y afortunadamente ha tenido la gran suerte de que la situación se resolviera sin consecuencias graves».