El Norte de Castilla
La fábula de la liebre y la tortuga 2.0

La fábula de la liebre y la tortuga 2.0

  • Una feria de mascotas en Tailandia hizo la prueba. El resultado, triunfa en las redes

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La popular fábula de Esopo de 'la liebre y la tortuga' se ha hecho realidad en la era de Internet y las redes sociales. Una feria de mascotas organizó una carrera entre los dos animales. Itchayada Klorvutisatian, un espectador de la feria lo grabó y lo subió a su perfil de Facebook. El resultado de la carrera está triunfando.

La fábula, todo un canto a la constancia, habla de como la tortuga ganó porque no se para a descansar mientras que su rival, segura de su victoria para a mitad de la carrera para echarse una siestecita. En esta ocasión el rodeor no se duerme pero se queda parado a la mitad del trayecto y la victoria es para la tortuga.