Pobreza crónica

vídeo

Una persona busca comida en la basura / Henar Sastre | Vídeo: RC

  • Según la última memoria anual de Cáritas hay menos pobres pero estos están más empobrecidos

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Estamos saliendo de la crisis, y esto puede acreditarse a través de las inforamaciones que suministra periódicamente Cáritas, la organización de la Iglesia Católica que, nutrida sobre todo de donaciones particulares, presta socorro a los más necesitados. Según su memoria de 2015, el año pasado se redujo en unas 200.000 personas el número de beneficiarios, que rozaron los dos millones; también he bajado el número de hogares con todos los miembros en paro y el porcentaje de parados de larga duración. La situación es, en definitiva, mejor que hace un año pero con una salvedad: pese a este descenso, los recursos necesarios para atender a esta población en precario tuvieron que crecer un 22% por el empeoramiento de las condiciones de vida de las familias y personas que todavía no se han subido al carro de la recuperación. Hay menos pobres, pero estos están más empobrecidos.