Un géiser en el hotel

  • El espectáculo ha durado tan solo media hora, pero la fuerza y la presión han conseguido que el agua escale hasta los cinco pisos de altura

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Aunque visto así, parece una atracción más del enorme parque acuático que el hotel Los Patos de Benalmadena (Málaga) tiene en su interior, la impresionante catarata que han visto clientes y trabajadores del establecimiento procede de una tubería que se ha roto.

El espectáculo ha durado tan solo media hora, pero la fuerza y la presión han conseguido que el agua escale hasta los cinco pisos de altura. De lejos, no se puede negar que parece un géiser, pero de cerca hay interpretaciones para todos los gustos. Lo cierto es que los miles y miles de litros perdidos se han colado por todas partes. Por suerte ha sido tan solo un susto. En el momento de la inundación no había nadie en la piscina. Ahora lo que toca es achicar agua y arreglar semejante estropicio.