El Norte de Castilla

El actor Steve Buscemi, uno de los héroes del 11-S

El actor Steve Buscemi, uno de los héroes del 11-S

  • Trabajó en el World Trade Center durante los días posteriores al atentado pero nunca quiso publicitar su labor como bombero

Quince años han pasado ya de aquel fatídico 11 de septiembre en el que un atentado yihadista contra las torres gemelas cambió el mundo. Más de 3.000 personas murieron y otras 6.000 resultaron heridas tanto en esa acción contra el World Trade Center como la que se realizó contra el edificio del Pentágono.

En esos días muchos fueron los bomberos y ciudadanos anónimos que se convirtieron en héroes, trabajando sin descanso para rescatar a las personas atrapadas entre los escombros y para dar apoyo a los heridos y afectados. Entre ellos un rostro muy conocido que nunca quiso dar publicidad a su incansable trabajo en los días posteriores a la catástrofe. El actor Steve Buscemi trabajó en la denominada como 'zona cero', como miembro del Cuerpo de Bomberos de Nueva York.

Su trabajo no fue conocido hasta el año 2013 porque Buscemi no quiso aparecer en fotografías ni ofrecer entrevistas por ello. En esa fecha, doce años después del atentado que cambió el panorama político mundial, una publicación en Facebook de la Hermandad de Fuego reveló cómo el actor trabajó «en turnos de doce horas junto con otros bomberos cavando y removiendo los escombros del World Trade Center en busca de supervivientes».

Esta misma publicación hace un repaso a la carrera de este famoso actor en el Cuerpo de Bomberos y recuerda que entró a formar parte de él en 1976, a los dieciocho años. En 1980 se convirtió en bombero de Nueva York y realizó su trabajo durante otros cuatro años en Manhattan, más concretamente en Little Italy. Después se centró en su carrera de actor pero en varias ocasiones ha vuelto a vestir de uniforme para colaborar en paliar grandes desastres. Según Brotherhood of Fire, en 2003 participó en una protesta para pedir mejores condiciones laborales para los bomberos, lo que le valió su detención junto a varios compañeros, y en 2012 se desplazó a la zona de Breezy Point, en Nueva York, para trabajar en las reparaciones tras la tormenta Sandy.