Los diez lugares más misteriosos de Castilla y León

fotogalería

Castillo del Buen Amor, en Salamanca

  • Ovnis, brujas, colonias subterráneas... estos son los enigmas que encierran algunas localidades de la comunidad

Desde las psicofonías del pueblo abandonado de Ochate, en Burgos, hasta las del Castillo del Buen Amor, en Salamanca. Castilla y León es una comunidad envuelta en leyendas y enigmas: en el recorrido por sus diez lugares más misteriosos también hay brujas, fantasmas e incluso Ovnis.

Ochate (Burgos)

Su nombre no hace presagiar nada bueno: en euskera, Otxate se traduce como "puerta secreta" o "puerta del ruido". Y es que este pueblo del condado de Treviño encierra todo tipo de leyendas e historias de misterio desde que su población desapareciera por completo en apenas un siglo. La investigación al por qué de la repentina despoblación del lugar se intensificó a partir de 1981, cuando el investigador Prudencio Muguruza avistó un fogonazo sobre la localidad que muchos catalogaron como un OVNI.

Ochate se puso en el punto de mira y algunos investigadores entre los que se encontraba el propio Muguruza concluyeron que los habitantes del pueblo desaparecieron a causa de tres epidemias sucesivas de viruela (1860) tifus (1864) y cólera (1970) que, misteriosamente, no habrían afectado a ninguna otra población de la zona. A la enigmática historia de este municipio burgalés se suma la desaparición de su párroco Antonio Vilegas que, tras sobrevivir a las dos primeras epidemias, fue visto por última vez subiendo la colina que llevaba a la iglesia. Un siglo después de estos hechos numerosos expertos de lo paranormal se trasladaron hasta el lugar atraídos por el avistamiento del supuesto OVNI. Según sus testimonios, no es difícil grabar psicofonías o encontrar escalofriantes imágenes que se aparecen en el pueblo burgalés.

Laguna Negra (Soria)

Este lugar inspira una de las obras más conocidas de Antonio Machado: el poema "La tierra de Alvargonzález" deicado a Juan Ramón Jiménez. La leyenda cuenta que Alvargonzález heredó una gran fortuna tras la muerte de sus padres, además de una buena casa, tierras, y ganado. El hombre halló pronto esposa y tuvo tres vástagos. Cuando los dos mayores se casaron, sus respectivas esposas desarrollaron una ambición enfermiza con respecto a la fortuna de su suegro, que ansiaban poseer a toda costa. Una mañana, Alvargonzález descansaba en un Olmo cuando soñó que sus hijos le apuñalaban. Al despertar, vio su pesadilla convertida en realidad: sus herederos le asestaron cuatro puñaladas y un hachazo en el cuello y le arrojaron con una piedra en los pies a la Laguna Negra. Según la leyenda, la eterna tumba de Alvargonzález no tiene fondo.

Casa Zorrilla (Valladolid)

El que durante muchos años fue hogar de uno de los vallisoletanos más insignes parece albergar una inquilina que no pertenece al mundo de los vivos. Así lo registró el propio dramaturgo en 'Recuerdos del Tiempo Viejo'. En esta obra en la que Zorrilla recoge sus memorias, cuenta como en su niñez vio en la casa a «una señora de cabello empolvado, encajes en los puños y ancha falda de seda verde» a quien él no había visto nunca. El poeta cuenta como la mujer incluso le dirigió unas palabras: «Yo soy tu abuelita; quiéreme mucho, hijo mío, y Dios te iluminará». La veracidad de estas palabras quedó confirmada unos años más tarde cuando Zorrilla la reconoció en un retrato: «Ahora pregunto: si no hubiera yo visto a la del aposento cuando niño, ¿hubiera podido reconocerla por su retrato diez años después?»

Acontecimientos recientes parecen confirmar la presencia de esta mujer, llamada Doña Nicolasa, en la casa del dramaturgo. Cuando la habitación de huéspedes se eliminó del circuito de visitas, comenzaron a ocurrir cosas extrañas: los espejos se rajaban, las luces se encendían y apagaban solas, los cajones aparecían abiertos... Así que para no enfadar al fantasma de doña Nicolasa, la habitación se volvió a poner en el circuito.

Laguna de Cernégula (Burgos)

La leyenda que envuelve esta localidad del Páramo de Masa habla de ella como el punto de encuentro de las brujas de Castilla, Cantabria y Navarra durante los siglos XV y XVI. La tradición oral ha mantenido hasta hoy los refranes que corrían de boca en boca en los años de la inquisición. «Los sábados las brujas de Cantabria, tras churrar y al grito de 'Sin Dios y sin Santa María, por la chimenea arriba'. Parten volando en sus escobas rumbo a Cernégula donde celebran sus reuniones brujeriles alrededor de un espino, para luego proceder al bailoteo y chapuzarse en una charca de agua helada».

Las orillas de esta charca habrían sido testigo de ritos santánicos oficiados por brujas y presididos por el mismo diablo. Hoy, el pueblo burgalés de apenas 70 habitantes, conserva en sus casas veletas con brujas "a lomos" de una escoba, para mantener viva la leyenda.

Antigüedad (Palencia)

Algunos investigadores de lo paranormal coinciden en que en este pueblo palentino, de no más de 400 habitantes, está el origen de la humanidad. Esto explicaría su toponimia y también la energía especial que muchos dicen que irradia la zona, capaz de curar a los enfermos. Más extraordinario aún es lo que desvelan algunos vecinos: bajo los cimientos de Antigüedad habita una comunidad de sabios que proviene de tiempos remotos.

La localidad está plagada de lugares y objetos atípicos rodeados de misticismo: la ermita de Nuestra señora de Garón, donde gentes del lugar dicen que «ocurren cosas extrañas» o un monumento a uno de los portadores del cadáver de Felipe el Hermoso, que se rompió la muñeca pasando por el lugar en 1507. También hay lugar para una bicicleta en el punto en que Lance Amstrong se cayó en la Vuelta Ciclista a Castilla y León 2009 y un avión de combate Mc Donnell F-4 phantom II que homenajea a los hermanos aviadores Martín Campos, nacidos en el pueblo. Antigüedad es, además, un lugar donde se han registrado avistamientos de luces y naves extrañas.

Rio Lobos (Soria)

Este es uno de los lugares que rodea la leyenda de los caballeros templarios, de quienes se dice que construyeron la ermita de San Bartolomé, en uno de los barrancos del Cañón . El templo, de estilo Románico-protogótico fue levantado en el siglo XII en el lugar donde cayó la espada del Apóstol Santiago cuando este huía a caballo de los invasores musulmanes. Esta ubicación resultó ser equidistante a los dos puntos más septentrionales a la península: los cabos de Finisterre y Creus. La leyenda también cuenta que una vez, el Santo Grial reposó en la ermita, como atestigua su rosetón de seis corazones similar al simbolo judaico de Salomón que hay en una de las paredes.

El punto sobre el que se erige la ermita es además una zona en la que se han registrado anomalías electromagnéticas, que podrían tener efectos sobre los seres humanos. Los misterios también estan presentes debajo del lugar, donde existen grutas y cuevas en las que se cree que se celebraban rituales paganos y hay pinturas rupestres de más de 20.000 años de antigüedad.

Casa del crimen (Segovia)

El palacio de Ayala Berganza recibió este nombre tras lo que allí aconteció a finales del siglo XIX. A la vivienda, construída en el siglo XV, se trasladaron en 1837 el fabricante de paños Luis Bahín, su esposa Luisa María Masson, su hijo Alejandro y su criado Gregorio Cocero.

Cuando Alejandro creció, permaneció en Segovia, donde desempeñaba el cargo de concejal, y heredó el palacio. Una noche de mayo de 1892 dos ladrones asaltaron la casa atraídos por los falsos rumores de que los Bahín guardaban allí su gran fortuna. Los tres asaltantes, que apenas encontraron objetos de valor, estrangularon a Alejandro Bahín y a su criada y colgaron al gato de una viga. Los ladrones fueron capturados, juzgados y condenados a pena de muerte. Su ejecución, en 1893, fue la última que tuvo lugar en la ciudad.

Casa de las Muertes (Salamanca)

Esta vivienda salmantina fue construída en 1500 por el célebre arquitecto Juan de Álava y posee cuatro calaveras de piedra talladas en las dos ventanas superiores dela fachada. Sin embargo, esta no es la razón por la que es conocida como «Casa de las Muertes», sino que le debe su nombre a varias historias de tradición oral.

La más destada leyenda es la que cuenta las muertes de Don Diego y su esposa, Doña Mencia, ambos inquilinos de la casa. Cuando su esposo marchó a la guerra, Doña Mencía le fue infiel con tres hombres, y a su regreso Don Diego les asesinó uno por uno hasta que el tercero le hirió de muerte. Todavía con vida, estranguló a su esposa y los dos aparecieron muertos en un charco de sangre a la mañana siguiente. Las tragedias no finalizaron ahí: años después, se produjo el cuádruple asesinato de una familia, y en 1835 una mujer que había despedido a sus criados apareció muerta en el pozo de la casa.

Lago de Sanabria (Zamora)

Cuenta la leyenda, que en el lugar en el que ahora está el Lago de Sanabria, antes había un municipio llamado Valverde de Lucerna, cuyos habitantes eran poco solidarios y caritativos. La noche antes del día de San Juan y en medio de una tormenta, un peregrino buscaba refugio en las casas del pueblo. Todos le rechazaron y el hombre tuvo que salir del pueblo y andar unos kilómetros más hasta que dos mujeres que trabajaban en un horno de piedra acogieron, secaron y le dieron comida. El peregrino, agradecido por la hospitalidad de las dos mujeres, les pidió que no salieran del horno esa noche, ya que iba a castigar al pueblo de Valverde de Lucerna y solo ellas merecían ser salvadas.

«Aquí clavo mi bastón, aquí brote un gargallón» exclamó el peregrino. Y al momento un gran caudal de agua brotó del lugar hasta inundar por completo el pueblo y crear sobre él el Lago de Sanabria. Los vecinos de alrededor trataron de rescatar las campanas de la iglesia, logrando solo salvar una de ellas. Hay quien dice que, en la noche de San Juan, puede escuchar repicar a la campana que quedó sumergida en el fondo de lo que hoy es el Lago de Sanabria.

Castillo del Buen Amor (Salamanca)

Construído por orden de la Casa de Alba entre el siglo XI y el XV, ha acogido a los Reyes Católicos, a Fernando II de aragón o a Felipe II. También fue la residencia del arzobispo Alfonso de Fonseca, cuyo romance secreto con María de Ulloa le dio al lugar el nombre de Castillo del Buen Amor.

Hoy el histórico lugar lugar está reconvertido en hotel. Varios amantes de lo paranormal se han trasladado al lugar para registrar psicofonías, atraídos por los testimonios de huéspedes y trabajadores que aseguran que cosas extrañas acontecen allí: la recepción recibe llamadas desde habitaciones vacías y frecuentemente se escuchan golpes y portazos.