El Norte de Castilla
Semana santa Zamora
Encuentro de Jesús Resucitado y la Virgen, durante el encuentro en la Plaza Mayor de Zamora. / A. Pérez

Alegre encuentro de Resurrección en Zamora

  • Flores, disparos y cohetes en la procesión que pone fin a la Semana Santa

Flores en lo alto de las varas, disparos y cohetes anunciaron ayer la Resurrección en Zamora. La ciudad despidió la Semana Santa con la procesión de la Cofradía de la Santísima Resurrección, que desde las 9 de la mañana anunciaba la celebración desde la iglesia de Santa María de la Horta. Las imágenes de Jesús Resucitado, de Ramón Álvarez, y la Virgen del Encuentro, de Higinio Vázquez, salieron juntas del templo para después separarse y recorrer las calles junto a los 1.400 cofrades vestidos con ropa de calle.

Dos horas y media después tenía lugar en el centro de la Plaza Mayor el encuentro de Resurrección, entre la música de las bandas y las varas niqueladas que portaban los cofrades, adornadas en su parte superior con ramilletes de flores, las primeras de la primavera. Disparos con escopeta desde los edificios del Ayuntamiento y de la Policía Local, cohetes y globos anunciaron el emotivo encuentro entre Cristo y su Madre que pone fin a la Semana Santa de Zamora. Los pasos volvieron al templo de salida y la misa despedía los actos litúrgicos del domingo. Después, los zamoranos degustaron el tradicional Dos y pingada en bares, restaurantes y hogares. Se trata de un plato típico del Domingo de Resurrección, consistente en dos huevos fritos y jamón.