La Preciosísima Sangre cumple con la tradición en la procesión de la Buena Muerte

El Cristo del Olvido, junto a iglesia de La Antigua. / Jota De la Fuente

Abrió el desfile la agrupación Musical Torre del Reloj, de Peñafiel, en su primera presencia acompañando a la cofradía

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEValladolid

La Procesión de la Buena Muerte partió formada del interior de la iglesia de Santa María La Antigua pasadas las once de la noche, tras realizar en el interior del templo un acto de oración y modificando el inicio de esta procesión respecto a años anteriores, en los que la organización de la planta procesional se realizaba en la explanada frente a la iglesia.

Abrió el desfile la agrupación Musical Torre del Reloj, de Peñafiel, en su primera presencia acompañando a la cofradía de la Preciosísima Sangre. Los cofrades con hábito rojo y negro portaron a hombros el Cristo del Olvido, obra de Pedro de Ávila en 1720, y tras las andas desfiló la banda de la cofradía.

Más información

La tradición se cumplió en una noche primaveral de las que hay que disfrutar en la Semana Santa de Valladolid, y quién lo iba a decir tras la lluvia caída dos horas antes en la ciudad, y al llegar al Santuario Nacional realizaron el rezo de una estación, igual que sucedió más tarde ante la imagen de la Virgen Vulnerata del Real Colegio de los Ingleses (San Albano) en Don Sancho, para regresar a su sede bien entrada la madrugada. Quién sabe si el próximo año podrá desfilar en esta procesión la nueva imagen de la Virgen de la Caridad, una talla vestida ‘de candelero’ y estilo andaluz que la cofradía recibirá de su autor una vez concluyan estos días de pasión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos