La Iglesia católica avisa: Valladolid necesita más sacerdotes

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, durante la celebración de la misa crismal de Jueves Santo. /HENAR SASTRE
El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, durante la celebración de la misa crismal de Jueves Santo. / HENAR SASTRE

El cardenal Blázquez califica como «primordial» la atracción de nuevas vocaciones para garantizar el relevo en la Iglesia

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Hacen falta jóvenes, savia nueva, vocaciones de estreno para incrementar el número de sacerdotes que prestan su servicio en la provincia y garantizar así el «servicio pastoral de nuestra diócesis». Ricardo Blázquez, cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal, calificó ayer como «necesidad primordial» para la misión de la Iglesia católica, la atracción de jóvenes, sobre todo jóvenes, dispuestos «a escuchar el rumor de la voz del amigo Jesús». El máximo representante de la Iglesia Católica en España lanzó este mensaje durante la misa crismal de Jueves Santo, celebración en la que los sacerdotes renuevan sus promesas de dedicación pastoral.

Este mensaje de Blázquez coincide estos días con una campaña emprendida por la Iglesia Católica para favorecer las vocaciones. En Valladolid hay 234 sacerdotes diocesanos y extradiocesanos, según los datos ofrecidos por el Arzobispado. En esta cifra se incluyen los cinco sacerdotes castrenses y los 25 del Opus Dei, pero no aquellos sacerdotes y religiosos que desempeñan labores pastorales, por ejemplo, de los jesuitas o maristas. De esos 234 sacerdotes, 47 ya están jubilados, con lo que no tienen cargo pastoral. El retiro se produce con independencia de la edad. Muchos, con más de 65 años, siguen en activo. El problema es que el relevo no está garantizado. Hay siete personas en el seminario mayor, de los cuales dos ya son diáconos, paso previo al presbiterio. Nueve sacerdotes han lelgado de otros países.

Ante más de cien presbíteros de la diócesis, Blázquez apeló a «la dedicación, competencia y actualización continua» de los sacerdotes para que puedan desarrollar su trabajo «con dignidad, perseverancia en las pruebas sin desfallecer y con un trato respetuoso y amable a los demás», con la conciencia de pertenencia a una comunidad «a la que servimos». Yrecordó además que su labor es «particularmente requerida hoy para afrontar la intemperie social y cultural a la que con frecuencia nos vemos expuestos», aseguró.

«Por experiencia sabemos que unas veces nos estimula la gratitud de las personas a las que queremos servir;y en otras ocasiones, cumplimos el encargo recibido del Señor en un ambiente de incomprensión y de irrelevancia social», añadió.

En este sentido, el cardenal arzobispo apeló a la colaboración de las familias y de «las comunidades cristianas para que cooperen, por la oración y otros medios, para que recibamos siempre los ministerios necesarios», con un papel destacado de «la educación cristiana». «Queridos sacerdotes, necesitáis colaboradores en vuestras parroquias y los fieles necesitan vuestra labor pastoral», explicó Blázquez al final de una Eucaristía en la que también apeló a los jóvenes para que «prosigan su participación en la Iglesia después de la primera comunión y de la confirmación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos