Un Ángel llamado Safira rubrica la Semana Santa de Peñafiel

video

/ Agapito Ojosnegros Lázaro

  • El municipio vallisoletano celebra un año más el emblemárico rito del Domingo dev Resurrección

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

A los nombres de Carla, Gabriel, Leire, Paula, Hugo…, ahora se suma el de Safira. Safira Muñoz Calderón culminó ayer la Semana Santa de Peñafiel protagonizando la Bajada del Ángel, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

  • Bajada del Ángel en Peñafiel

  • Bajada del Ángel en Peñafiel (2/2)

De esta forma la niña pasa a ser parte viva de la historia peñafielense, pues el rito que llevó a cabo es el más importante que se celebra en la villa del Duratón, y que apenas se realizan en otras 5 poblaciones más de toda España con sus propias características. Desde luego ninguna con un marco como es la plaza del Coso y con un telón de fondo único como es el castillo de la villa.

Safira lo bordó, y con letras de oro. Con tan solo 7 añitos la pequeña no se amilanó ante la multitud que se congregó en la citada plaza para ver su vuelo y, como si tal cosa, realizó una Bajada del Ángel perfecta. Tras ser introducida en el engalanado huevo que la sitúa justo encima de la enlutada Virgen de la Asunción –patrona de la localidad-, el globo que simboliza una nube se abrió y la niña comenzó a descender hacia la Virgen, con un pequeño alto en el camino, o en el descenso, mejor dicho, para liberar dos palomas que portaba contra su pecho. Continuó descendiendo hasta llegar a la altura de la cabeza de la Virgen y procedió a retirar el velo negro que la cubría la cabeza y rostro, en señal de luto por la muerte de su hijo. Retirado el cendal de duelo, la niña ascendió de nuevo agitando el velo y pataleando en señal de alegría por lo que simboliza el anuncio de la Resurrección de Cristo. Lo dicho, Safira lo bordó.

El ancestral vuelo discurre entre dos grandes torres, colocadas para tal fin, en las que en su parte alta operarios del Ayuntamiento manejan un mecanismo de cuerdas y poleas que permiten el perfecto discurrir del acto. Dependiendo de la cuerda que se manipule, el globo traslada al ángel al centro de las dos torres –sale de una de ellas-, le abre y hace descender al niño-ángel hasta la Virgen para, a continuación, volver a subirle y retornarle a la torre de la que sale.

La Bajada del Ángel, que apenas dura un suspiro, es parte de un ritual más amplio que empieza antes, en la Plaza de España, desde donde parte –de la iglesia de Santa María- la procesión con la Virgen de la Asunción camino de la plaza del Coso. Este año los portadores de las andas fueron cofrades del Santo Cristo de la Buena Muerte, pues por turno a su cofradía correspondía la organización de la Bajada, así como del pregón y de la procesión de la Borriquilla. La citada procesión de la Bajada, acompañada por la Banda Municipal de Música, autoridades, representantes de las hermandades penitenciales y por un cortejo de manolas con mantilla blanca, tras la Bajada del Ángel y con Safira incorporada ya a la comitiva, se dirigió a las puertas de la parroquia de San Miguel de Reoyo, donde el ritual litúrgico vivió su último capítulo cuando el párroco, Rafael González, bajo palio portado por manolas del Cristo, recibió, custodia en mano, a la Virgen, la cual, a través de sus portadores, realizó varias genuflexiones ante la custodia, portadora simbólica del cuerpo de Jesucristo. Después se celebró la eucaristía en San Miguel, y, así, una brillante Bajada del Ángel rubricó la Semana Santa peñafielense.