La Semana Santa rebosa el centro de Segovia

Aspecto que tenía la Calle Real ayer por la tarde, llena de gente. /Antonio Tanarro
Aspecto que tenía la Calle Real ayer por la tarde, llena de gente. / Antonio Tanarro

Hoteles y restaurantes confirman el lleno en la capital hasta el Sábado Santo, mientras que el domingo la ocupación caerá al 60%

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El flujo turístico ya fue abundante el miércoles, quizá porque el pronóstico de mal tiempo para el fin de semana motivó el adelanto de las salidas. La travesía de la N-VI en San Rafael fue de nuevo un espejo del incremento del tráfico ya a las diez de la mañana de este Jueves Santo, con retenciones hasta la hora de la comida. En la capital, restaurantes y alojamientos confirmaron ayer las buenas expectativas hasta el domingo; las reservas para comer, más inmediatas, completaron las plazas de los comedores antes de mediodía, y los hoteles alcanzaron ayer una ocupación del 98% de media (en algunos fue del cien por cien y en otros del 90%), con reservas para llenar este viernes y el sábado.

Los datos son mejores que los de 2017. El miércoles ya se notó el incremento de visitantes en todos los centros que gestiona la empresa municipal de turismo de Segovia, con porcentajes y datos que indican no solo esta mayor afluencia sino también su permanencia, es decir, un aumento también de las pernoctaciones, y que la estrategia de sacar a los turistas del eje Acueducto-Catedral-Alcázar está dando resultado.

La ocupación hotelera mantendrá el domingo un aceptable 60%, y es posible que suba algo más a tenor de las reservas confirmadas el jueves y las realizadas para el lunes de Pascua, que es festivo en varias comunidades autónomas. Los alojamientos de turismo rural también tienen un porcentaje de ocupación elevado, de alrededor del 90% hasta el domingo, según comentó el presidente de la Asociación de Turismo Rural y Activo, Domingo Asenjo, con un volumen de reservas muy semejante al de 2017, aunque el año pasado el clima fue más favorable y la Semana Santa se celebró a mediados de abril. Con todo, las reservas podrían bajar si se confirma la previsión de lluvia.

Pero sin duda uno de los mejores datos es el registrado ayer por el Centro de Recepción de Visitantes de la plaza del Azoguejo: hacia las seis de la tarde, el contador de entradas de la puerta había superado la cifra de 11.000, más del doble que el Jueves Santo del año pasado, que fueron 4.709 en todo el día, de acuerdo con los datos facilitados por la concejala de Turismo, Claudia de Santos. Este aumento, del 234%, está en consonancia con el número de consultas atendidas aunque estas no hayan crecido en la misma proporción, pues si en 2017 fueron 2.122 este mismo día y ayer se registraron 3.050 la tendencia es que «cada vez haya menos consultas porque la gente se informa por otros canales, por la web, los códigos QR y las apps».

Más pernoctaciones

Para De Santos es «muy buena noticia» que las visitas guiadas estuvieran completas ayer y el miércoles (con 200 personas cada día) y que al no haber plazas disponibles «se hicieran reservas para las del viernes y el sábado, y eso indica que va a subir la pernoctación». La impresión que tiene el personal del centro de recepción y de los distintos puntos informativos es que «hay mucha más gente», tanto en las calles como en los centros turísticos.

Sin que hubiera incidencias que destacar, la concejala apuntó que «en el Centro de Recepción del Azoguejo estuvieron un poco desbordados por la gente», pero su satisfacción fue plena porque funcionaron muy bien los puntos informativos, el personal que trabajó en los trenes, «que informa a público que no pasa por el centro», y porque también aumentaron las visitas en el Museo de Títeres de Peralta y el Centro Didáctico de la Judería, indicios de que los turistas salen de los circuitos tradicionales –un ramo de flores blancas en el panel del Cementerio Judío del Pinarillo lo confirma– al margen de que los datos de visitas a los distintos recursos sean «alentadores».

En la oficina de turismo del Azoguejo está, no obstante, el pulso de la calle. Allí apuntan el lugar de procedencia –de toda España, pero de Madrid la mayoría, y de todo el mundo, con predominio de estadounidenses, sudamericanos y asiáticos, muchos en grupo– y toman nota de las consultas: una vez solucionada la reserva en el restaurante, un porcentaje elevado preguntaba por los horarios de las procesiones, señal de que muchos tenían previsto permoctar, y también preguntaban por las fuentes de La Granja.

Otra señal fue la ocupación de los principales aparcamientos (sin una sola plaza libre en superficie en todo el centro), que rondó el cien por cien en todos entre la una y las seis de la tarde. De hecho, la Policía Local (que tuvo mucho trabajo) solo reseñó dos incidentes: uno en el interior del aparcamiento de la avenida del Acueducto, donde un coche colisionó contra un cartel, y otro en la misma avenida, un choque con un bolardo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos