El Norte de Castilla

¿Por qué no acudimos a las procesiones de Semana Santa como concejales?

  • El portavoz municipal de IU afirma que «no tiene que ver con las creencias personales, sino con la separación de poderes entre la Iglesia y el Estado»

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un año más vemos cómo varios concejales del Ayuntamiento de Segovia acuden a actos y procesiones de Semana Santa en calidad de cargos públicos, con su medalla corporativa y en representación de la institución. Los cargos públicos de Izquierda Unida no participamos en este tipo de actos religiosos. Esto suele atribuirse a nuestras creencias, pero nada más alejado de la realidad. No tiene que ver con las creencias personales de cada uno, sean las que sean, sino con una convicción democrática sobre la separación de poderes entre la Iglesia y el Estado.

Una sociedad laica debe estar regida por el pueblo y no por otros poderes, por muy sagrados que estos sean. Hablar de laicidad implica que las instituciones democráticas no tomen partido en los asuntos religiosos de la ciudadanía, por mucho que haya una mayoría, como sucede en nuestra ciudad con los cristianos católicos y con la Semana Santa.

Aunque los concejales de IU no acudamos a estos actos como cargos públicos, sí podríamos hacerlo a título personal, ya sea por una cuestión de creencias o por mero interés cultural. Por lo tanto, nuestra postura no puede interpretarse en ningún caso como una falta de respeto hacia la religiosidad popular de la Semana Santa, sino como una actitud lógica dentro de una sociedad de carácter aconfesional.

Durante mucho tiempo se confundió Estado con Iglesia y se potenció este modelo de participar en lo religioso como responsable público, y es complicado ir cambiando estas costumbres. De hecho, el actual Reglamento de Protocolo, Honores y Distinciones del Ayuntamiento indica que la Corporación debe estar presente en actos de carácter religioso que se celebran con motivo de algunas festividades de la ciudad (San Juan, San Frutos, Voto a San Roque y Nuestra Señora de la Fuencisla) u otros actos en los que, por su solemnidad o relevancia, se considere oportuno por la Alcaldía-Presidencia, como así lo ha hecho en el caso de las procesiones de Semana Santa. Habría que modificar esta parte del reglamento si queremos avanzar en materia de laicidad.

Consideramos que hoy en día la sociedad segoviana entiende que la ausencia de cargos públicos no afecta al desarrollo de la Semana Santa, y que no por ello dejamos de respaldarla como manifestación cultural, como así demuestra nuestro apoyo a su declaración de Interés Turístico Nacional. Pero creemos que el protagonismo debe recaer en las cofradías y en las personas que participan en la organización, y no en los concejales, como así parece en muchas ocasiones.

La ausencia de los representantes de Izquierda Unida en actos religiosos pretende ser una pequeña contribución al cambio político dentro de las instituciones en el que queremos seguir trabajando. No participar en estos eventos es nuestra forma de reclamar una política que no interfiera en lo religioso, ya que no hay autoridad civil dentro de la Iglesia, ni autoridad religiosa dentro de lo civil. Es positivo que ambas tengan buena relación, pero cada una en su propio terreno.

Entendemos que haya personas que no compartan nuestro criterio o que prefieran que las cosas se mantengan como hasta ahora, pero nuestra organización continuará trabajando en esta dirección, con el fin de que podamos conseguir una sociedad plenamente laica y democrática.