Los nazarenos contemplan a 'El Viejo' en su capilla

Numeroso público contempla a 'El Viejo' desde la puerta de la capilla, en la madrugada del Viernes Santo. /Marta Moras
Numeroso público contempla a 'El Viejo' desde la puerta de la capilla, en la madrugada del Viernes Santo. / Marta Moras

La suspensión de la procesión del Silencio y Penitencia se vio reducida a un acto en la cofradía de los nazarenos

El Norte
EL NORTEPalencia

La tristeza entre los cofrades y los fieles es un hecho más que palpable desde el Jueves Santo, cuando la Vera Cruz decidió suspender la procesión de La Oración del Huerto para reducirla a un acto penitencial en San Pablo. A pesar de que la anunciada lluvia no llegó durante la tarde, sí que se encargó de aguar la solemne procesión del Silencio y Penitencia, que tenía que salir a la una de la maddrugada de la capilla de los nazarenos.

Los augurios, teniendo en cuenta las predicciones meteorológicas, no podían ser peores, y las previsiones se confirmaron. Un cuarto de hora antes del inicio de la procesión, la directiva de la cofradía de los Nazarenos difundió un comunicado en el que anunciaba la suspensión.

La capilla de los nazarenos acogió un breve pero emotivo acto, si bien a la pena por no haber salido en procesión, se unió el pesar de los hermanos por no poder cargar el paso de 'Nuestro Padre Jesús Nazareno', apodado 'El Viejo', debido a las limitaciones de espacio de la capilla.

La ilusión de los cofrades tuvo que verse limitada a la contemplación en el interior de la capilla del afamado paso, obra de Tomás de Sierra de 1717, que pudo admirarse desde la calle, ya que las puertas estuvieron abiertas a esa hora de la madrugada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos