La lluvia obliga a procesionar al Cristo de la Sentencia en el interior de la catedral

El Cristo de la Sentencia durante la procesión en la catedral.

La lectura de la sentencia ha tenido lugar frente al altar de la catedral ante más de un centenar de palentinos

Paloma Aguado Carro
PALOMA AGUADO CARROPalencia

Llegaban las 21:00 horas de la noche y la tensión podía palparse a las puertas de la catedral. La lluvia llevaba amenazando toda la tarde y parecía que no iba a dar tregua al Cristo de la Sentencia. Nervios y tristeza. «Hemos estado preparando la procesión durante estos últimos cinco meses y nos da mucha pena no poder salir y mostrar a los palentinos a nuestro Cristo», aseguraba el hermano mayor de la cofradía de la Sentencia, Severiano Aguado, minutos después de tomar la decisión final de no salir en procesión. Sin embargo, la solución la encontraron en la propia catedral, que se convirtió en el recorrido improvisado del primer desfile procesional que acogía la capital palentina.

Galería de fotos

A las 9:30 horas comenzaban a resonar las cornetas de la Banda de la Santísima Trinidad en el interior de la catedral. Las puertas de la seo se cerraron y comenzó la procesión, que rodeó la catedral palentina hasta llegar al altar, donde tuvo lugar la lectura de la Sentencia de Cristo. Centenares de palentinos quisieron estar presentes en una procesión repleta de encantos, en un escenario idílico ante el inoportuno temporal. Los aplausos llegaron cuando los costaleros elevaron el Cristo. Era el momento que muchos cofrades llevaban esperando todo un año. Y la lluvia no podía impedir la emoción de sentir la primera procesión del 2018.

Al finalizar el recorrido, tuvo lugar el ofrecimiento a Nuestra Señora de la Esperanza en las Agustinas Recoletas. Fue el broche final de una procesión improvisada que consiguió brindar a los palentinos «la oportunidad de rezar al Cristo de la Sentencia» y disfrutar de un inicio especial de la Semana Santa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos