El Norte de Castilla

video

Los cofrades levantan la Santa Vera Cruz paa salvar los hitos de los Cuatro Cantones. / Marta Moras

Multitudinaria procesión de Vera Cruz en Palencia

  • La Oración del Huerto permite contemplar el potente patrimonio de la penitencial palentina

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Si no se comentara un acto penitencial, se podría decir que la cofradía de la Santa Vera Cruz ha exhibido este Jueves Santo por las calles de Palencia su artillería pesada, pero como afortunadamente no se viven tiempos de guerra, las palabras se suavizan en lo que se puede. La procesión de La Oración del Huerto, el principal acto penitencial de la Vera, sacó a relucir su potente patrimonio artístico, formado por pasos modernos y antiguos, con una valor en general muy digno de la importancia de esta procesión y de la Semana Santa palentina.

La salida en la calle Obispo Manuel González se convirtió, como todos los años, en un atractivo turístico para los visitantes y devocional para los palentinos. Entre unos y otros, el arranque de la procesión despertó un interés multitudinario en esa calle y en la plaza de San Pablo, interés que se fue prolongando por la calle Mayor y el resto del itinerario.

La salida de la procesión fue, como todos los años, espectacular. A las 19:32 sonó el tararú para anunciar la apertura de la gran puerta de la cofradía organizadora y la salida de la cruz guía, aunque minutos antes, por indicación del hermano mayor, Gonzalo Mínguez, se rezó en el interior de la sede el ‘Padre Nuestro’ y el ‘Ave María’ por los difuntos de la cofradía y para desear un buen desarrollo de la procesión.

El desfile lo arrancaron los nazarenos con la banda de música y el primer paso, ‘Lavatorio’, de Melchor y Víctor Ramsés Gutiérrez, estrenado en 2002. Tras la hermandad de Jesús de la Sentencia desfiló la ‘Sagrada cena del Señor, de los mismos autores que salió por primera vez en 2006. De los pasos modernos a los antiguos. La ‘Oración del Huerto’ (1672), ‘Las lágrimas de San Pedro’ (1918), ‘ Jesús atado a la columna’ (siglo XVII), ‘Coronación de espinas’ (siglo XVII) y ‘Santísimo Cristo del Otero de San Pablo’ desfilaron entre las cofradías Jesús Crucificado y Nuestra Madre Dolorosa, Jesús de Medinaceli, Santo Sepulcro, Virgen de la Soledad y la Hermandad Franciscana Virgen de la Piedad. Otro paso moderno, ‘San Juan’, de Melchor Gutiérrez, desfiló delante de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia.

A partir de ahí se inició el potente cuadro de la cofradía organizadora, la Santa Vera Cruz. Más de 600 hermanos, entre el cuadro, cargadores y la agrupación musical, pudieron desfilar en la procesión. El ‘Cristo yacente, abría esta parte del cortejo al que siguió la simpática escena de la Virgen de los Niños, una pequeña talla mariana llevada en andas por los cofrades más pequeños, que no ocultaban con sus sonrisas su inocente ilusión y entrega en esta procesión.

Y tras la Virgen pequeña desfiló la grande, Nuestra Señora de la Vera Cruz, obra de Melchor Gutiérrez que ayer vivió su vigésima Semana Santa, ya que se estrenó en 1997. Con una imponente carroza portada por 120 hermanos y hermanas de la Vera, este paso es, sin duda, el más espectacular del ciclo penitencial palentino. La banda de música desfiló tras el paso de la Virgen. Su director, Miguel Ángel Cantera, lucía la medalla de oro con la que fue distinguida el 3 de mayo de 2006 la formación como hermana mayor honoraria.

Una amplia representación de manolas vestidas con mantilla de riguroso luto precedió al paso de la Santa Vera Cruz-Lignum Crucis, portada en andas por 80 penitentes, que salió de la sede social de la Vera tras los sones de la Marcha Real interpretada por la agrupación musical de la cofradía, que cerró el cortejo junto a los representantes institucionales y los hermanos mayores de las penitenciales palentinas.

La procesión llevó un ritmo lento por las necesarias paradas de los dos pasos en andas, que soportaban una solo tanda de cofrades. Incluso hubo una interrupción obligada de unos quince minutos por los problemas del paso de la Sagrada Cena al girar a la calle Mayor desde Becerro de Bengoa.