El Norte de Castilla

Encuentro en el Cristo del Otero

video

Los cofrades de la Vera Cruz comienzan el descenso desde el Cristo. / Antonio Quintero

  • La icónica escultura del Victorio Macho comparte protagonismo con el Crucificado y la Virgen preside el final del rosario vespertino

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El esplendor matinal de la procesión de La Borriquilla ha dado lugar por la tarde al recogimiento y a la oración que significa el Santo Rosario del Dolor, procesión organizada por la cofradía de la Vera Cruz. Los cofrades desfilaron con capirote en un recorrido que llegó al Cristo del Otero, donde se produjo el encuentro de la Virgen del Dolor, representada por una discreta talla de autor anónimo del siglo XIX, y el Santísimo Cristo de la Vera Cruz, un dramático crucificado del siglo XV, también de autor anónimo, bajo la atenta mirada desde la altura del imponente y moderno Sagrado Corazón de Jesús, de Victorio Macho.

Fotos

  • Procesión del Santo Rosario del Dolor

La procesión arrancó del templo de San Pablo con el objetivo de ofrecer un marco penitencial para rezar el rosario, en concreto los cinco misterios dolorosos, que tratan sobre la pasión y muerte de Jesús y representan los momentos de la agonía del Señor en el huerto de Getsemaní, los azotes recibidos por Jesucristo, la coronación de espinas, Jesucristo con la cruz a cuestas y Jesús crucificado. Dos de los misterios se rezaron frente a la iglesia de Santa María Estela, otros dos en la San Ignacio y Santa Inés y el quinto, a los pies del Cristo del Otero, junto a la puerta del Centro de Interpretación de Victorio Macho. Al término del quinto misterio se cantó la Salve.

El rezo del último misterio doloroso se desarrolló con las imágenes de la procesión enfrentadas y bailadas por los cofrades, en un espacio reservado, restringida la presencia de público a esta zona.

La procesión comenzó a las 19:00 horas dos horas antes de que el sol se pusiera, y es que las velas que lucen en el descenso del cerro del Otero (fueron repartidas entre los cofrades en la última curva antes de llegar al Centro de Interpretación) otorgan una particular estampa a este desfile, en el que se nota diferencia en cuanto a la luz en los años en los que la Semana Santa se celebra antes del cambio de hora. El cruce del paso subterráneo de la estación que conduce a la avenida de Santander supone un momento delicado, pues las imágenes tienen que ser rebajadas por la altura, lo que implica cierta pericia de los cofrades que las llevan en andas.

La procesión del Rosario del Dolor tiene una tradición centenaria, ya que su origen se encuentra en 1588 con motivo de la procesión de disciplina y penitencia que se organizó para pedir por la Armada Invencible que combatió contra Gran Bretaña, aunque se dejó de celebrar en 1957 y se recuperó en 1999.