El Norte de Castilla
Julián García Torrellas, en San Francisco.
Julián García Torrellas, en San Francisco. / Antonio Quintero

«El sentido religioso de la Semana Santa siempre será el mismo, aunque no sus protagonistas»

  • El historiador Julián García Torrellas ofrecerá esta noche el pregón, a las 21:00 horas en San Francisco

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Historiador y Periodista, Julián García Torrellas (Palencia, 1957) pregonará y anunciará este viernes la Semana Santa. Especialista en Historia Contemporánea, García Torrellas conoce muy bien estas celebraciones desde una perspectiva histórica. Jefe de Prensa del Ayuntamiento y colaborador habitual en medios de comunicación, el pregonero se retrotraerá a la Semana Santa de hace años para recordar cómo se desarrollaba entonces.

–¿Qué fue lo primero que pensó cuando le propusieron pregonar la Semana Santa?

–Fue una sorpresa, no me lo esperaba. Agradecí la invitación y la rechacé por la responsabilidad que supone y porque en principio en las fechas en las que iba a ser el pregón yo no estaría en Palencia. Pero al final me convencieron.

–¿Desde cuándo es cofrade de la Hermandad del Cristo de la Misericordia?

–Desde hace casi sesenta años, que es la edad que voy a cumplir. Mi padre fue de los primeros hermanos de esa cofradía creada a principios de los cuarenta, y ya se sabe que en esto de las cofradías se impone mucho la costumbre familiar de inscribir en la misma a los descendientes.

–¿Cómo vive la Semana Santa?

–Supongo que seré de los hermanos más antiguos de la cofradía, aunque lo cierto es que no participo en los desfiles procesionales. No hago nada destacable esos días. Aprovecho para ver las procesiones, hacer fotos de las mismas y poco más. Lo más íntimo y personal no creo que sea para contarlo.

–¿Qué aspectos históricos de la Semana Santa le interesan más?

–El sentido religioso de la Semana Santa siempre será el mismo, aunque no así sus protagonistas. Algunas manifestaciones de la Semana Santa han variado con el paso del tiempo, porque la sociedad también ha cambiado. Eso es lo que más me interesa, cómo y por qué en determinado momento existen ciertas celebraciones y cómo y por qué las mismas han cambiado con el paso de unas décadas.

–¿Hubo en la historia una Semana Santa mejor que la actual?

–Si nos referimos a los desfiles procesionales, no. En conjunto la Semana Santa palentina podía estar muy por detrás de las de otras ciudades próximas. En la actualidad, ya no es así. Y aquí no hablo del valor artístico de nuestras imágenes. Me refiero a lo que los desfiles procesionales buscan, que es la representación por las calles de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Y en este sentido, con el incremento que ha habido de pasos en la última década y media se ha conseguido que ese ciclo penitencial esté perfectamente reflejado en nuestras procesiones.

–¿Por qué cree que la Semana Santa se ha relanzado en las últimas décadas con nuevas cofradías, procesiones...? Coincide además con un periodo de libertad religiosa y menos presencia de la religión católica.

–Primero porque las cofradías han trabajado mucho por conseguir un considerable incremento del número de pasos y la restauración de los más antiguos. En cuanto a los desfiles en sí, digamos que ha mejorado mucho la puesta en escena. Se ha trabajado por conseguir en muy pocos años la distinción de fiesta de Interés Turístico Internacional. Y respecto al incremento de cofrades, la fe es algo personal y cada nuevo cofrade que se inscribe en una hermandad no creo que lo haga por motivos que en nada tengan que ver con lo espiritual.

–¿Cree que ahora se ha perdido el sentido religioso en favor del turístico?

–Creo que no. Se compaginan los dos. El cofrade que participa en la procesión lo hace por una cuestión de fe. La propia procesión es una manifestación religiosa. Otra cosa es cómo lo siente o interpreta quien presencia la procesión desde la acera. Hace más de un siglo, los días de Jueves y Viernes santos hasta Palencia venían muchos habitantes de la provincia para ver sus procesiones ¿Eso era turismo? Seguramente sí. Aunque ese vocablo aún era inexistente y no se hablaba de turistas, sino de forasteros.

–¿Qué echa de menos en la Semana Santa de Palencia?

–Sobre todo la presencia de mi padre en la procesión del Miércoles Santo. También recuerdo la procesión del Resucitado que se celebraba el Domingo de Pascua a media mañana y que se suprimió en la década de los sesenta. Y echo en falta que no se organice una gran procesión general de la Pasión en la tarde del Viernes Santo.

–¿Y qué le sobra?

–El paso de los años lo dirá, si es que sobra algo. En los sesenta se suprimió alguna procesión porque había muchas (y eran muchas menos que ahora) y la gente no participaba. Hace un siglo también se suprimió durante algunos años la procesión del Encuentro, por los mismos motivos, aunque después se recuperó. No sé. Yo quizás plantearía que en algunas procesiones se reduzca su recorrido acortándose su duración.

–¿Qué le parece la imaginería que se ha introducido en los últimos años?

–En general, bien. El incremento de pasos ha enriquecido mucho lo que es el ciclo procesional como representación de la Pasión, aunque hay algunos pasos que me está costando asimilar su estilo.

–¿La Semana Santa de Palencia se ha hecho más andaluza y menos castellana y austera?

–Creo que no. Bien es verdad que en algunos casos muy concretos con algunos pasos y en algunos puntos de su recorrido haya manifestaciones populares que hagan pensar que eso es lo andaluz. Pero si se estudia la Semana Santa palentina es fácil encontrar información que pone de manifiesto que siempre ha habido momentos en los que esa austeridad castellana de la que se habla era inexistente.

–Usted es cofrade de la Hermandad del Cristo de la Misericordia, cuya carroza tiene símbolos que algunos quieren retirar. ¿Cree que se debieran retirar?

–Esa carroza fue diseñada y realizada por un orfebre de reconocido prestigio. Esos escudos representan a unas hermandades cuyos miembros fueron los fundadores de esta cofradía por un unos principios religiosos y en nada políticos. En absoluto creo que esos escudos o emblemas estén haciendo apología ideológica de nada ni de nadie. Dudo mucho de que quien dice que es ofensivo ver esa carroza asista a ver el paso de las procesiones.

–Cambiará en breve el presidente de la hermandad de cofradías. ¿Qué consejos le daría para mejorar la Semana Santa?

–Desconozco qué ideas puede tener el próximo presidente al respecto. Ya no sé si hay que aportar ideas para mejorarla con todo lo que se ha hecho en los últimos años. Quizás de momento el objetivo a cumplir sea conservar y mantener todo lo conseguido en tan poco corto periodo de tiempo.

–¿Qué mensajes va a transmitir en el pregón?

–Siempre digo que para entender el presente hay que conocer el pasado. Será un viaje a una Semana Santa que pudo ser la de nuestros abuelos o bisabuelos para ver cómo se celebraba la misma y lo que queda de su religiosidad, teniendo como eje transversal la caridad y la pobreza.