El Norte de Castilla

Miles de visitantes abarrotan Rioseco en un gran Jueves Santo

  • La procesión de Mandato y Pasión sacó a la calle diez pasos que ofrecieron estampas bellísimas

Un año más, Rioseco vivió ayer su particular Jueves Santo. Un día especial de emociones y vivencias que tuvieron su momento culminante con la celebración de la Procesión del Mandato y La Pasión, en la que tomaron parte diez pasos de singular belleza.

Miles de personas, animados por la presencia de un espléndido sol, llenaron la calles primeras horas del día. Se sentía el ir y venir de visitantes y vecinos que, una y otra vez, se acercaban para ver de cerca los pasos procesionales en sus iglesias. La tarde se iniciaba con los populares refrescos, en los que el mayordomo de cada cofradía invita, hasta hace muy pocos años en su propia casa, a café, licores y dulces a los cofrades que van a portar el paso y, por extensión, al resto de hermanos, familiares y amigos. Son momentos íntimos y emotivos en los que se talla el paso y los portadores se visten, antes de que el Pardal venga a recogerlos para el popular desfile de gremios, que, tras calles y plazas, llega a la iglesia de Santiago, donde se celebra la solemne misa.

Momentos singulares

Sonó un golpe seco, se oyó la palabra ‘oído’ y el paso de la Oración del Huerto salió a la calle. Le seguirían La Flagelación, Jesús Atado a la Columna, Ecce-Homo, Jesús Nazareno de Santiago, La Santa Verónica, Jesús Nazareno de Santa Cruz, La Desnudez, Cristo de la Pasión y La Dolorosa. Un año más, las calles riosecanas se convertían en ese largo y estrecho escenario en el que se representa la milenaria historia del Nazareno. Entonces, como ya dijo Miguel de Unamuno, «era la misma procesión de antaño». Los pasos discurriendo lentamente por calles estrechas El baile en la calle Mayor, la rodillada frente al arco Ajújar y el piadoso cante de la Salve a La Dolorosa, antes de que los pasos regresaran a la iglesia de Santiago.

Esta tarde, a las 20:00 horas, se producirá la esperada salida de los Pasos Grandes en la Procesión de la Soledad.