El Norte de Castilla
Multitudinaria bendición de las andas de La Verónica del Nazareno en Rioseco

Multitudinaria bendición de las andas de La Verónica del Nazareno en Rioseco

  • La ceremonia, en la que se ha presentado el banderín, ha abierto los actos del centenario de la reorganización de la cofradía

La Hermandad de Jesús Nazareno de Santiago de Medina de Rioseco ha vivido este sábado una intensa jornada con la bendición del nuevo tablero de La Verónica en la iglesia de Santiago, donde el paso, colocado en el presbiterio, presidió la ceremonia oficiada por el párroco local Juan Carlos Frailes. El acto sirvió para dar comienzo a la conmemoración del centenario de la reorganización de la cofradía.

El bello templo riosecano se ha llenado para asistir a los actos, ya que no hay que olvidar que la Hermandad de Jesús Nazareno de Santiago y Santa Verónica es una de las más numerosas de la Ciudad de los Almirantes con cerca medio millar de cofrades, entre hermanos y hermanas.

Cuatro etapas de la historia

La bendición de las nuevas andas supone el inicio de la celebración del centenario de la reorganización de la hermandad titular, en 1916, algo que ha recordado su presidente, Ramón San José, quien ha explicado cómo las nuevas andas sintetizan las cuatro etapas de la historia de la hermandad con la presencia de los emblemas de la archicofradía de la Vera Cruz, que rememoran su origen en el siglo XVI; con la réplica de los faroles que el paso del Nazareno tuvo hasta principios del XX, y que evocan a su refundación; con la talla de la cabeza del soldado romano, que tanto caracteriza al tablero del Nazareno, que simbolizan la reorganización en 1916, y con el paño de La Verónica en los cuatro lados, que vienen a representar la época moderna.

El acto celebrado en la iglesia de Santiago también ha servido para bendecir el recién restaurado banderín de la hermandad, realizado por las monjas clarisas del monasterio de Castil de Lences (Burgos), que ha sido costeado por la familia Gallego Vázquez, ya que fue Teresa Morán quien en los últimos años de la década de los años 30 del siglo XX bordó y donó el banderín, en un gesto que la hermandad agradeció nombrándola hermana de honor en 1932.

El paso de La Verónica, tallado por el escultor leonés José Asenjo, se incorporó a las procesiones de Rioseco en el año 2000. Su tablero, sin embargo, era diferente al modelo general del resto de los pasos riosecanos y a su forma de procesionar, lo que llevó a la cofradía a encargar las nuevas andas, que han sido talladas por el escultor riosecano Ángel Martín, quien ha expresado su «satisfacción e ilusión por ver el trabajo terminado después de tantos meses y ver que gusta a los hermanos».

Artesanos locales

El nuevo tablero se ha visto completado con la presencia de tres nuevos faroles, que han realizado los artesanos locales Bronces Perero, Luis y Luis Ángel Lorenzo, padre e hijo, a imagen y semejanza de los antiguos que el paso del Nazareno de Santiago tuvo hasta principios del siglo XX. El veterano Luis Lorenzo indicó que «se trata de uno de mis mejores trabajos con más de 120 piezas por farol», entre las que destacan «los ángeles que van en la parte superior sosteniendo el paño de la Verónica y los símbolos de la Pasión de Cristo».

La hermandad manifestó un agradecimiento especial hacia la familia Moras, por la donación de la madera para las nuevas andas; a la familia Gallego, por la restauración del banderín, y a la Hermandad del Ecce Homo, por haber dejado sus banquillos para poder realizar el tablero.

A la ceremonia asistieron, entre otros, el alcalde riosecano, Artemio Domínguez; el presidente de la Junta de Semana Santa, Julio de las Heras; el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) Ajújar, Francisco Gallego; y el pregonero de este año, José Ignacio Foces, subdirector de El Norte de Castilla, además de los representantes del resto de cofradías de la localidad riosecana.