Cristo y su madre volvieron a encontrarse en Ávila

Cristo y su madre volvieron a encontrarse en Ávila
RAÚL HERNÁNDEZ

Las procesiones de la Esperanza y del Cristo de la Ilusión culminaron con el esperado Encuentro, en la catedral de El Salvador

PAULA VELASCO

La ciudad de Ávila vivió anoche uno de los momentos más hermosos y esperados de la Semana Santa abulense, cuando se produjo el Encuentro entre Cristo y su madre, María, en la plaza de la catedral.

Procesión esperada, esta del Lunes Santo, en el que dos hermandades recorren las calles de la ciudad con cientos de cofrades luciendo tonos verdes y blancos en sus túnicas, acompañando a los pasos.

A las siete de la tarde, la procesión de La Esperanza se iniciaba en la iglesia de San Juan de la capital, portando el paso de la Virgen que da nombre a esta procesión, adornada con su manto especial para esta ocasión, oscuro y bordado.

Más adelante, sobre las nueve menos cuarto de la noche, la procesión del Cristo de la Ilusión iniciaba su recorrido partiendo de la plaza de Las Vacas y portando la imagen de Jesús en la cruz, acompañado por los cofrades pertenecientes al Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y la Nuestra Señora de las Vacas.

Ya sobre las diez y media, cuando la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza se encontraba en la plaza de la catedral de El Salvador, bailada por sus anderos, fue cuando el Cristo de la Ilusión se acercó hasta donde estaba su madre, ante la mirada atenta de las miles de personas que abarrotaban el lugar y las calles cercanas.

El llamado Encuentro, entre madre e hijo mientras los cofrades los bailan, culminó con una reverencia del paso de la mujer, hacia su descendiente crucificado, uno de los momentos más esperados y emotivos de la Semana Santa abulense.

Este Encuentro, según ha informado Efe, tiene lugar desde el año 1992, aunque se vio interrumpido durante algunos años, debido al desencuentro entre ambas hermandades participantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos