«El día que vengan a echarme me voy a encadenar al balcón, de mi casa no me mueven»

Playa improvisada en la plaza del Azoguejo para reivindicar una Ley de Vivienda.
Playa improvisada en la plaza del Azoguejo para reivindicar una Ley de Vivienda. / Antonio Tanarro

Afectados por la Hipoteca improvisan una playa pública frente a sucursales bancarias de Segovia

EVA ESTEBANEl Norte

Sentada bajo una de las sombrillas de la playa improvisada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Segovia en la plaza del Azoguejo y fumando un cigarro, Valentina Mason trata de ocultar su rostro bajo las gafas de sol y la pamela. Es madrileña, tiene 58 años y vive en Los Ángeles de San Rafael, en el municipio de El Espinar. Un año después de comprar su casa, su hijo «le pidió» que le avalase. Según su versión, el banco le dijo que «solo duraría un año y luego quedaría libre». Sin embargo, años más tarde tiene una orden de desahucio: «Me siento engañada», afirma. «Debo 80.000 euros de hipoteca, pero no voy a pagarlo si me la van a quitar», asegura Mason. Paco Martín San Román, portavoz de la PAH de Ávila, padece una situación similar. Tiene 55 años, lleva 16 divorciado y desde 2013 en paro: «El día que vayan a echarme, me voy a encadenar en el balcón. Es mi casa, de ahí no me muevo», declara.

En España, 175 personas se ven obligadas a abandonar su hogar cada día. Hasta la fecha, más de 800.000 familias han sido desahuciadas y tres millones de viviendas continúan vacías. ¿Se imaginan los edificios y las casas de Madrid deshabitadas? En la actualidad, la cifra de domicilios desocupados es similar a la población residente en la capital, según los datos facilitados por las plataformas Afectados por Hipotecas (PAH) y Stop Desahucios Castilla y León, que se congregaron ayer frente a sucursales bancarias de Segovia para reclamar que «las familias dejen de tener deudas de por vida y un alquiler inestable», señaló la portavoz de la PAH de Segovia, Soledad Sacristán.

Con una «gran pegatinada» bajo el lema ‘Descanso Real Ya’, estas plataformas han reclamado el «derecho de que tienen todas las personas de descansar». Según dice Reyes Ruiz, portavoz de Stop Desahucios en Salamanca, «por culpa de los bancos, continúan preocupados y no pueden disfrutar del verano». Por ello, la veintena de manifestantes procedentes de toda Castilla y León acudieron con toallas, sombrillas y neveras refrigerantes a la Bajada del Carmen, con un «tono alegre y festivo» y «frente a los que dicen que nos resuelven la vida y no somos su prioridad», dice Sacristán en referencia a la banca. «Que sepan que vamos a seguir movilizándonos para parar desahucios y ocupando viviendas vacías», apostilla.

Casi siete de cada diez desahucios en Segovia son por impago de alquiler

En Segovia, se produjeron el año pasado 118 ejecuciones hipotecarias, de las cuales «65 fueron desahucios» y «algunos» pudieron paralizarse, subraya la portavoz de la PAH. En Salamanca, los desahucios golpearon a 110 familias; en Ávila, a 91 y, en Valladolid, a 200. Las cifras «han disminuido un poco con respecto a los años anteriores», afirma Soledad Sacristán. Uno de los aspectos que «más preocupa» a los miembros de estas plataformas es la «subida alarmante» de las órdenes de lanzamiento en viviendas de alquiler. Dentro del conjunto total de desahucios, «más del 50% ocurre con alquileres», afirma Sacristán. En el caso de Segovia, se ordenaron 43 desalojamientos en casas de alquiler, mientras que en Valladolid y Salamanca las cifras ascendieron a 327 y 188, respectivamente. «El agua, luz y el gas tienen que estar presentes en todas las viviendas. No podemos permitir que alguien no tenga acceso a esos derechos», señala contundente la portavoz de PAH. La labor fundamental que ejercen este tipo de plataformas es «negociar» con las entidades para «paralizar el desahucio» o, en caso fallido, «que no contraigan la deuda ni tengan un alquiler social reducido», explica Reyes Ruiz.

Pendiente de la orden

En Segovia, una «compañera avalista» de su hijo está pendiente de ser desahuciada «tras haber presentado todos los recursos pertinentes», lamenta Soledad Sacristán. Durante el verano, los procesos «se paralizan», aunque «lo más probable es que al volver de de vacaciones se encuentre con una orden de desahucio», continúa. Por ello, la plataforma agotará todas las vías legales a su alcance y «recurrirá» ante la Audiencia Provincial, el Tribunal Supremo y, si es necesario, ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. dice Reyes Ruiz. «No nos olvidamos de los ‘invisibles’ que hemos dejado en el camino», subraya Soledad Sacristán, quien recuerda que el drama de perderlo todo «ha provocado suicidios».

La movilización de las plataformas de Afectados por la Hipoteca se repitió ayer en más de 50 municipios españoles en una acción simbólica para recordar su propuesta de Ley de Vivienda y denunciar« a la banca y a las empresas suministradoras» como «culpables de la vulneración del derecho a la vivienda».

La propuesta de Ley de Vivienda de la PAH recoge medidas para acabar con los desahucios, las deudas de por vida, los alquileres impagables, las viviendas vacías y los cortes de suministros y pretende llegar a todas y cada una de las familias afectadas.

La propuesta de ley cuenta con el apoyo público de grupos pertenecientes a catorce parlamentos autonómicos y de más de un centenar de ayuntamientos, que han aprobado mociones a favor de exigir que se legislen sus demandas.

Fotos

Vídeos