Se vende palacio, 5.272 metros cuadrados, precio a consultar

Patio gótico del Palacio de Mansilla, antiguo Colegio Universitario. /El Norte
Patio gótico del Palacio de Mansilla, antiguo Colegio Universitario. / El Norte

La Fundación Caja Segovia pide permiso para vender el Palacio de Mansilla

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La Fundación Caja Segovia no puede esperar mucho más. El Palacio de Mansilla, antigua sede del Colegio Universitario (desde 1975) y del campus de la Universidad de Valladolid (hasta 2013), lleva cinco años cerrado y el deterioro propio de los inmuebles sin uso avanza, se hace más patente cada mes que pasa. El presidente de la Fundación, Javier Reguera, es consciente de esta situación y del riesgo que entraña, y afirma que «este año tenemos que resolverlo». Se refiere a formalizar la venta o alquiler del edificio. Conforme al artículo 19 de la Ley de Fundaciones de Castilla y León, ya ha solicitado al Protectorado de Fundaciones la autorización para enajenar el inmueble.

La entidad contempla dos opciones. Una es vender o alquilar el Palacio de Mansilla, y para eso ha solicitado el permiso al protectorado. La otra es ofertarlo al Ayuntamiento de Segovia cuando este saque a concurso la demanda de un inmueble para la sede de las dependencias de Urbanismo. Pero esta segunda opción aún es incierta: «No sabemos las condiciones del pliego de la convocatoria pública que tiene que aprobar el Ayuntamiento, y si presentamos el Palacio de Mansilla o no a esa convocatoria dependerá de las condiciones», advierte Reguera.

La alternativa no es que sea más segura, pero la Fundación Caja Segovia desea mantener la posibilidad real. «Estamos en las dos vías, y por eso ante una posible venta tramitamos las autorizaciones pertinentes», apunta.

La Ley de Fundaciones establece que «será necesaria la autorización previa del Protectorado para enajenar bienes o derechos que formen parte de la dotación fundacional o estén vinculados directamente al cumplimiento de fines, o su valor sea superior al 20 % del valor total del grupo de bienes o derechos de la Fundación», y la norma fija que la venta ha de aprobarla el patronato y realizarla « mediante procedimientos que garanticen la concurrencia pública y la imparcialidad, salvo en aquellos casos en que las circunstancias determinen la conveniencia de utilizar otros sistemas».

Señala Reguera que «estamos tramitando el visto bueno del Protectorado de Fundaciones para tener todas las posibilidades, y en función de eso vamos a actuar».

De hecho, el anuncio de la venta o alquiler del inmueble está en la web de la Fundación Caja Segovia, donde indica que se trata del palacio de los siglos XIII al XVIII que ocupa toda una manzana delimitada por las calles Trinidad, de la Rosa y de San Nicolás, la plaza de San Nicolás y la iglesia de la Santísima Trinidad, con una superficie de 5.272,41 metros cuadrados, con «precio a consultar» y como contacto el coordinador de la entidad, Rafael Ruiz.

Condiciones

La otra opción, participar en la convocatoria pública con la que el Ayuntamiento tratará de encontrar sede para las oficinas del área de Urbanismo y Obras, sigue abierta pero las condiciones del concurso aún no han sido aprobadas. El presupuesto de 2018 incluye una partida de 150.000 euros reservada para las obras de acondicionamiento de un edificio en el casco histórico, en el recinto amurallado, una cantidad que no es demasiado elevada porque lo que busca el equipo de gobierno es un edificio céntrico que esté en buenas condiciones y no requiera obras de importancia, según señaló en enero el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera.

Descartada la adquisición de la antigua sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social (plaza de la reina Doña Juana, frente a la Delegación de la Junta), y tras haber valorado otros como el colegio de las Hijas de Jesús (calle San Geroteo), lo cierto es que no hay demasiados edificios en el recinto amurallado que puedan reunir las características que necesita el Ayuntamiento: que el edificio en cuestión se encuentre en buen estado para que las obras para adaptar los espacios no sean costosas (que no superen la partida consignada de 150.000 euros), y después que esté céntrico y accesible, no muy alejado de las zonas de aparcamiento.

En principio, el inmueble que reúne todas las condiciones es el Palacio de Mansilla, cerrado no hace demasiado tiempo y en bastante buen estado, muy cerca de la Plaza Mayor y de otras dependencias municipales, y muy próximo al aparcamiento de las Oblatas.

Aunque esta alternativa aún depende para que sea atractiva de las condiciones que establezca el Ayuntamiento, que aún no se conocen.

Dos opciones. Las dos abiertas. Los responsables de la Fundación Caja Segovia tienen marcado el camino: «La opción que resulte más favorable es la que ejecutaremos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos