Los vecinos piden al Gobierno medidas contra la pobreza energética

Juan Bautista Mullor, con el diploma que le entregó José María Collados, presidente de Cavecal. / Antonio Tanarro

El movimiento vecinal celebra en Segovia su asamblea estatal y reivindica un nuevo modelo del suministro eléctrico y un mayor control del mercado y de las empresas

El movimiento vecinal de España reivindica un control más riguroso del mercado de la energía por el Ejecutivo. «Es necesario un mayor control del mercado eléctrico en España. Estamos estupefactos observando las subidas y las bajadas de la luz que nadie entiende y viendo que el mercado, que se suponía liberal y que la competencia iba a bajar los precios, ha resultado una especie de oligopolio en el que cinco o seis empresas se distribuyen el mercado y nadie entiende por qué se tiene que pagar la entrada en la última subasta, la más cara que entra. Y resulta que todo el mundo paga lo mismo independientemente del coste de las eléctricas», manifestó Juan Antonio Caballero, presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV), a quien le parece «escandalosa» la subida descontrolada de la energía.

Caballero participa en la asamblea anual del movimiento vecinal, que reúne desde este sábado en Segovia a medio centenar de asociaciones de toda España. Una de las resoluciones más importantes aprobadas se refiere al mercado energético y, según dijo, pretende impulsar la campaña que desarrolla CEAV desde hace tiempo para exigir al Gobierno un mayor control, «y más cuando en un par de meses veremos otro pico que no tiene sentido».

Castilla y León: las «inadmisibles» listas de espera

La exigencia de una adecuada asistencia sanitaria, sin listas de espera, es común en todas las comunidades autónomas. En Castilla y León, el salmantino José María Collados, presidente de Cavecal, califica la situación de «indignante». En su opinión, «es inadmisible que tengamos que esperar hasta casi dos años para algunas intervenciones quirúrgicas, es inadmisible que haya listas de espera de más de una semana en atención primaria o que para una primera cita con el oftalmólogo en algunos sitios de Castilla y León haya que esperar 18 meses». Cita Collados también las «deficiencias administrativas», como los «continuos fallos» del sistema Medora, la aplicación informática que utilizan en las consultas: «Es inadmisible que, después de los millones de euros que ha costado, los vecinos se tengan que marchar a su casa sin ser atendidos porque se ha caído el sistema».

Afirma Collados que en la región las asociaciones están activas en todas las ciudades, «con una o veinticinco personas trabajando», pero reconoce que «hace falta una regeneración» y que personas como Juan Bautista Mullor que llevan muchos años merecen un homenaje. Este sábado lo tuvo en el patio del Ayuntamiento de Segovia durante la recepción oficial y tras los bailes del grupo de danzas Emperador Teodosio.

Toda estas quejas y la reivindicación fueron objeto de una de las resoluciones de la asamblea que acoge La Alhóndiga y Caballero incidió en que «estamos hablando de la pobreza energética, de que en nuestros barrios hay muchos vecinos que tienen dificultades para pagar la factura eléctrica».

Más información

Por eso su demanda es amplia: «Queremos que haya un paquete de medidas, un control eficiente por parte del Estado; no hablamos de nacionalización, pero no puede ser lo que decía el ministro Soria, que las empresas le llevaban los proyectos para que él los firmara».

Reforma interior

Otra de las cuestiones que han tratado las asociaciones vecinales es el de la perspectiva de las nuevas ciudades. Apuntó caballero que «las ciudades ya no van a crecer tanto y su futuro no puede pasar ya por la expansión territorial sino por la reforma interior, que tiene que tener cohesión social, sostenibilidad y la mirada de género, etcétera».

Esta «nueva visión de las ciudades» que tienen los actuales representantes de los vecinos incide en aspectos como el transporte, el comercio y los servicios. Explicó el presidente de la CEAV que «dar prioridad al transporte público, porque está en crisis el transporte de automóviles y tenemos que trabajar desde las asociaciones con nuevas ideas, que no sean de laboratorio para que cuando se enfrenten con la realidad no haya dificultades para avanzar».

Las propuestas se fijan de forma especial en los centros históricos. Caballero indicó que «hay que cambiar el concepto de ciudad, esta idea de que se rehabilitan los cascos históricos para que haya instituciones públicas que a las tres de la tarde cierran, donde no hay calidad de barrio ni comercio de proximidad. Es un problema muy serio que nos gustaría discutir en profundidad».

Terrazas, las justas

Y dentro de la discusión sobre los centros, las asociaciones vecinales tienen mucho que decir sobre la tasa turística o las terrazas. La CEAV, como la Confederación de asociaciones de Vecinos de Castilla y León (Cavecal) y otras organizaciones son «muy críticas» porque consideran que «no puede ser que quede liberado un espacio público y automáticamente quede parasitado por intereses privados», es decir, que se avance en la peatonalización y las nuevas zonas peatonales se llenen de terrazas de bares y restaurantes. Aunque reconocen «lo importante que es el turismo para las ciudades», su propuesta es «buscar un punto de equilibrio».

El movimiento vecinal ha hecho también en Segovia un nuevo pronunciamiento de repulsa sobre la violencia de género, otro sobre las demoras de la atención sanitaria y uno más sobre la necesidad de avanzar en el canal ferroviario entre el País Vasco y Valencia y en el que enlace Extremadura con la red de alta velocidad.

Y en la recepción celebrada en el patio del Ayuntamiento, a instancias de Cavecal el movimiento vecinal entregó un diploma como reconocimiento a su prolongada dedicación a Juan Bautista Mullor, presidente de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Segovia.

Fotos

Vídeos