Los vecinos de Garcillán, hartos de los constantes cortes de luz y agua

Inspección de con drones de torres y postes del tendido eléctrico en al provincia.
Inspección de con drones de torres y postes del tendido eléctrico en al provincia. / A. de Torre

El municipio estuvo el domingo ocho horas sin electricidad, lo que ha causado «cuantiosas pérdidas» a negocios, se queja la alcaldesa

CÉSAR BLANCOSegovia

La informatización de los procesos tiene su cruz. Si falla algo, la avería es en cadena. Eso le ocurre a la localidad de Garcillán, aunque sus vecinos no son los únicos que están hartos de los continuos cortes de luz que sufren desde hace tiempo. También en Valverde del Majano o en Anaya los ‘apagones’ han soliviantado a la población. Los Ayuntamientos de los tres municipios quieren hacer frente común para exigir una solución y han comunicado al servicio de Industria de la Junta sus quejas.

La alcaldesa del Garcillán, Ascensión Arribas, tiene contabilizados desde finales de abril hasta ahora seis episodios más o menos prolongados de interrupción del suministro eléctrico. El último, este domingo. «Estuvimos sin electricidad unas ocho horas y media, aunque en alguna parte del pueblo se solucionó antes y la avería duró unas tres o cuatro horas». No es consuelo, sobre todo por esa elevada frecuencia de cortes que sufre el suministro.

Tampoco lo es por «las importantes pérdidas» que causan estos sucesos. Sin ir más lejos, ese último ‘apagón’ ha dejado inservible cuantiosa y abundante mercancía que bares o restaurantes guardaban en las cámaras. «Tuvieron que estar repartiendo los helados», apunta la responsable municipal.

Rotura de electrodomésticos

Lo mismo ha ocurrido con el género de carnicerías o en las panaderías, que tuvieron que empezar la jornada más tarde porque el obrador no funcionaba. A ello se añade el intenso calor que azota a la provincia estos días, por lo que tampoco durante buena parte de la jornada pudieron usar el aire acondicionado. A los negocios damnificados «les ha hecho polvo», se lamenta Arribas.

Llamaron a los técnicos para que arreglaran el suministro, pero «tardaron mucho en detectar la avería». «Fueron probando torre por torre, transformador por transformador» hasta que dieron con el problema cuatro horas después del aviso. «Hicieron un apaño, pero el fallo no está solucionado».

Al parecer, y a tenor de lo que le han comentado a la alcaldesa, la avería procede de una línea de Valverde del Majano; pero la alcaldesa está a la espera de que la empresa, Unión Fenosa, le concrete el problema que provoca tantos cortes de luz.

Muchas interrupciones son intermitentes, suficiente para que «se estropeen los electrodomésticos». Hay vecinos que han reclamado a la compañía, pero Arribas comenta que les instan a adjuntar el ticket de, por ejemplo, la compra que han perdido al fallar el congelador. Ante esta situación, recomienda que guarden copia de la tramitación con el seguro para juntarla a la reclamación que pueda interponer el Ayuntamiento. Ascensión Arribas teme que con la llegada de las vacaciones, los inquilinos de las segundas residencias se encuentren a su llegada con el frigorífico roto o con cualquier aparato eléctrico inservible.

«Es tercermundista»

Otra grave consecuencia de los cortes eléctricos la sufre el propio Consistorio de Garcillán. «Ya se han roto dos bombas del nuevo depósito de agua», se queja la alcaldesa. Explica que, al estar todo informatizado, «el problema que se crea cuando se va la luz es que entra a funcionar la alarma del depósito y para las bombas; el generador que hay tarda unos tres minutos en entrar en funcionamiento para que no lo reviente». Por lo tanto, este domingo vecinos y negocios de la localidad también estuvieron sin agua, en pleno apogeo de la ola de calor. Y lo pero es que no es la primera vez.

«Es tercermundista que pasen estas cosas», critica la regidora, quien ayer estaba pendiente de que un equipo de expertos procedente de León examinara la situación para aportar una solución definitiva.

Fotos

Vídeos