113 vecinos de Cuéllar renuevan por 15 años su contrato de biomasa

El alcalde (segundo por la izquierda) firma el contrato con los vecinos. / M. R.

Están agrupados en las comunidades de vecinos Los Rosales, Los Claveles y Polideportivo 1, y cada propietario tendrá un contador individual

MÓNICA RICOCuéllar

El alcalde de Cuéllar, Jesús García, firmó ayer con los representantes de las comunidades de vecinos Los Rosales, Los Claveles y Polideportivo 1 el contrato de renovación de suministro de energía calorífica generada por biomasa en la red municipal. Las tres comunidades suman 131 propietarios de viviendas (64 Los Rosales, 56 Los Claveles y 11 Polideportivo), que junto con la comunidad El Santillo, los edificios municipales y los particulares que tienen esta energía, garantizan la continuidad de la planta y las inversiones que se vienen realizando por parte de Somacyl, la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León, que se hizo cargo de las instalaciones en 2013.

El nuevo contrato, tal y como detalló el concejal Luis Senovilla, modifica la anterior forma de pago, que estaba establecida en un fijo de consumo basada en los consumos históricos y que tenía como base el precio del gasóleo del día 2 de noviembre de cada año, a una nueva circunstancia, que tiene un término fijo para cada una de las comunidades, en función de los usuarios, para así contribuir a lo que Somacyl demanda al Ayuntamiento como canon fijo por producción de la energía calorífica. A esto se suma un precio en base al consumo que cada una de las comunidades realice.

Para facilitar a las comunidades el reparto del coste en función del consumo de cada vecino, el Ayuntamiento, a través de un convenio con Somacyl, realizará la instalación de contadores individuales para cada una de las viviendas. Esta inversión, que asciende a 78.600 euros, había sido comprometida por parte de Somacyl cuando se realizó la encomienda de gestión y se propuso a los vecinos hace ahora un año, durante el cual se han mantenido conversaciones con los propietarios. Aunque «ha tenido sus momentos más álgidos y más débiles, creo que va a ayudar a todos los vecinos a controlar su gasto en calefacción, que es necesario que cada uno conozca, a ahorrar y a que la planta sea mucho más eficiente», apuntó Luis Senovilla.

La inversión de 78.600 euros está sufragada por Somacyl, sobre la base del compromiso que adquirió cuando se hizo cargo de la planta, a cuyo servicio los vecinos estarán conectados 15 años más. Los vecinos tendrán que realizar un pago «simbólico» de 60 euros, que supondrá la venta por parte del Ayuntamiento del contador. Así, o bien la comunidad o cada propietario de forma individual, se tendrán que hacer cargo de los contadores y los equipos asociados, tanto de su mantenimiento como de su conservación. «El Ayuntamiento realiza la inversión en los contadores, pero no se compromete a su mantenimiento ni a su lectura», detalló Senovilla, quien señaló que la administración seguirá cobrando y facturando a las comunidades, «que son sus clientes». El reparto de costes lo establecerá cada una de las comunidades en función de sus criterios.

Sin respuesta

Respecto a la comunidad de vecinos San Sebastián, que también forma parte del grupo de pisos que se nutren de biomasa, Senovilla señaló que no se ha manifestado aún sobre la renovación del contrato, que está en vigor hasta mayo de 2018, a pesar de que las conversaciones llevan en marcha un año. Aun así, si quisieran renovar «habría que firmar un nuevo convenio con Somacyl y rehacer las cuestiones relativas». Senovilla señaló que el Ayuntamiento sigue abierto a la incorporación de esta cooperativa y cualquier otra comunidad, aunque apuntó que la ventaja de haber firmado antes del vencimiento es que habrá tiempo suficiente para preparar los equipos.

Respecto a la comunidad El Santillo, la última en incorporarse, destacó que continúan con su contrato en vigor y que en cualquier momento pueden adaptar su contrato a uno igual al que firman ahora el resto. Sin embargo, ellos ya tienen instalados los contadores individuales y el precio es el mismo que pagan el resto de comunidades, por lo que la única diferencia es que el nuevo contrato se firma por quince años, y en El Santillo se firmó por diez.

Fotos

Vídeos