Vacaciones entre fogones

Los participantes en el taller posan con Cándido López y Jesús Ramiro./L. M.
Los participantes en el taller posan con Cándido López y Jesús Ramiro. / L. M.

Veintidós niños aprenden a elaborar pan y unos macarrones con tomate de la mano del restaurador Cándido López

LAURA MARTÍNEZ Segovia

«El objetivo de este taller es despertar el interés y la inquietud de los más jóvenes por la cocina», explica el restaurador Cándido López, que ayer puso con las manos en la masa a veintidós niños participantes en los laboratorios de creatividad organizados por la Concejalía de Cultura. Y es que los niños segovianos ya no solo disfrutan corriendo o mojándose en la piscina. También les atrae, por ejemplo, conocer de cerca cómo trabajan los cocineros o los policías, y los talleres del programa municipal enmarcado en el proyecto ‘Segovia, Ciudad Educadora’, les brindan la posibilidad de continuar su formación fuera de las aulas durante la época estival.

Los fogones del Mesón Cándido acogieron ayer uno de estos talleres, en el que se trataba de enseñarles «técnicas y conceptos muy básicos, pero que a ellos les gustan», señaló Cándido López. Tanto él como Jesús Ramiro, cocinero de la Fundación Cándido, transmitieron a los niños los conocimientos necesarios para elaborar pan, unos macarrones con tomate y una mermelada casera. También hubo tiempo para dar unas pequeñas explicaciones sobre el plato estrella de la gastronomía segoviana, el cochinillo, que se asaba lentamente en los hornos de la cocina mientras los pequeños moldeaban sus masas. «Les encanta cuando hacemos la ceremonia del cochinillo, para ellos es un espectáculo», señala el gerente del célebre Mesón. Ataviados con su correspondiente gorros de cocinero, los niños se pusieron manos a la obra. La jornada incluyó la cocción de la pasta y la salsa de tomate, y también la elaboración de la mermelada. Los niños estaban deseando llegar a sus casas para mostrar las creaciones a sus familiares y poner en práctica las nociones aprendidas.

«No es la primera vez que formamos parte de estos talleres, hemos colaborado muchos años con el Ayuntamiento, e incluso hace años, con el Norte de Castilla, hicimos un programa de cocina en el que estaban incluidos todos los colegios de Segovia», señaló Cándido López, quien reiteró el firme propósito de inculcar la afición por los fogones desde la infancia.

Cinco jornadas más

Pero la cocina no es la única profesión a la que se acercarán los niños segovianos. Los laboratorios de creatividad infantil se desarrollarán a lo largo de cinco jornadas más en agosto. La próxima actividad es la construcción de un libro pop-up, en tres dimensiones, en la Cárcel_Segovia Centro de Creación, una actividad que se desarrollará durante la mañana de hoy. En el siguiente taller, el 8 de agosto, los niños se convertirán en policías nacionales por un día en la Comisaría de Segovia. La fabricación de una cámara de fotos reciclada, el 17 de agosto en la vieja cárcel, y un cuentacuentos sobre Los Beatles, los días 21 y 22 de agosto en el Torreón de Lozoya, serán las dos últimas actividades programadas desde ‘Segovia, Ciudad Educadora’, que este verano ofrece un total de 165 plazas.

Además, el Taller Municipal de Animación a la Lectura se desplaza hasta las casetas de los parques de distintos barrios de la ciudad y a la piscina municipal. Estas sedes permanecerán abiertas hasta el 31 de agosto en los parques del Reloj de Nueva Segovia, La Dehesa, Peñascal, Las Delicias, Jardinillos de San Roque y en la Piscina Municipal. El horario de los parques es de lunes a viernes, de 11:30 a 13:30 y de 18:30 a 20:30 horas. Sin embargo, en la piscina municipal, en agosto será de 17:00 a 20:30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos