El castillo de Turégano tiene ya un plan de promoción y rehabilitación

Las autoridades escuchan las explicaciones sobre el trabajo realizado. / El Norte

Becados en el Workshop sobre Patrimonio Cultural y profesores han realizado un trabajo que servirá de base y guía para futuras actuaciones

EL NORTESegovia

‘Turégano cuenta ya con un plan’. Así resume el alcalde de la villa, Juan Montes, el «excelente trabajo» realizado por un grupo de becados y profesores a lo largo de las últimas semanas sobre los recursos culturales, turísticos y patrimoniales de la localidad, y de forma especial acerca de la fortaleza. La iglesia de San Miguel, situada en el interior de la fortaleza, acogió ayer la clausura del I Workshop sobre Patrimonio Cultural, que ha sido posible gracias al patrocinio de la Junta de Castilla y León, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Turégano.

Arquitectos, historiadores y restauradores han trabajado a lo largo de las últimas semanas sobre el pasado y el futuro de Turégano. Han buceado en el archivo municipal y en el provincial para documentar distintos aspectos, han apuntado algunos elementos susceptibles de explotación turística y han dado algunas ideas sobre cómo orientar mejor las visitas al castillo, sin duda el buque insignia del patrimonio de la villa.En un acto conducido por el concejal de Turégano, Jesús Bravo, el director de la Escuela de Patrimonio Cultural, José Miguel Lorenzo Arribas, y los miembros de la dirección del centro educativo, Javier Ramos Guallart y María Suárez Inclán, que han dirigido esta bonita experiencia, presentaron el resultado de sus trabajos. En el acto estuvieron presentes el alcalde de Turégano, Juan Montes; el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López Escobar; y la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz. Además, asistió la Corporación municipal prácticamente al completo y los diputados provinciales Sara Dueñas y Dionisio García.

El objetivo de estas jornadas era completar dos proyectos: de dinamización cultural del municipio y su entorno, y de rehabilitación del castillo. Becados y profesores consideran necesarias algunas intervenciones en la fortaleza para su mejor explotación cultural y turística. Creen que se debe actuar en los accesos, así como mejorar su accesibilidad mediante la instalación de una rampa para personas con discapacidad física en la entrada a la iglesia. Asímismo, aconsejan algún tipo de instalación en su interior para que pueda acoger distintas exposiciones temporales.

El equipo que ha trabajado en las últimas semanas ha realizado también un excelente trabajo de documentación del retablo de la iglesia, que está copiado del Santuario de la Virgen de la Fuencisla. Prácticamente desde la época del padre Centeno, no se había vuelto a consultar la documentación existente sobre el mismo. Asimismo, se han documentado cada una de las losas que forman el suelo de la iglesia, y bajo las cuales se enterraban a los muertos hasta que en 1834 los restos se trasladaron al cementerio construido fuera de la localidad. En aquella época de la Ilustración, en la que se cuidaron mucho los aspectos higiénicos, se hizo una gran inversión en obras hidráulicas para acabar con las continuas inundaciones –una de ellas llegó a afectar a la iglesia de Santiago– y algunos problemas sanitarios. Esas construcciones son las que el equipo multidisciplinar que hoy ha presentado su trabajo considera necesario recuperar y explotar turísticamente.

Acueducto bien conservado

Una de ellas es un acueducto muy bien conservado, con sus correspondientes desarenadores, que permitió traer el agua a la villa desde un manantial. A esa misma época corresponde el encauzamiento de los arroyos Valseco y Mulas. La idea es explotar también los muchos dinteles existentes en la villa en casas importantes, la mayoría de ellas del siglo XVIII.

El acto concluyó con la entrega de certificados a los becados llegados desde distintas comunidades autónomas, e incluso de Chile, que han participado en los distintos talleres: Ana Isabel Calero, Sara de Miguel, María del Carmen Pastor, Patricia Uceda, Silvia Olmos, Andrea Fernández, Judith Puga, David Espinar, Manuel de la Peña, Rocío Marina, Rodrigo Canal, Ismael Pizarro, Antonia María Josa, Carmen González y Jowita Sitek.

Tanto ellos como sus directores se mostraban muy satisfechos con el trabajo realizado y muy agradecidos «por las facilidades» que les han dado todos los vecinos de la localidad, que han sentido su labor «como algo que beneficiará al conjunto del pueblo».

Fotos

Vídeos