El TSJ abre la puerta a legalizar la pantalla gigante de la Calle Real

Pantalla gigante apagada en el interior del bar Volapié, en la Calle Real de Segovia. / Antonio de Torre

El fallo estima parcialmente el recurso de apelación de la mercantil contra las resoluciones favorables al Ayuntamiento

EL NORTESegovia

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha emitido un fallo en el que estima parcialmente el recurso interpuesto por la sociedad mercantil Zoquejo Multimedia S. L. en contra de la resolución del Contencioso-Administrativo número 1 de Segovia. Cabe recordar que dicho fallo daba la razón al Ayuntamiento de Segovia frente al recurso presentado a raíz del precintado y apagado de la pantalla gigante que emitía vídeos publicitarios desde la segunda planta del número 20 de la calle Cervantes, en plena Calle Real.

El nuevo fallo, de finales del mes de septiembre, considera parcialmente los argumentos esgrimidos por la empresa en el recurso de apelación presentado ante la Sala regional. En este sentido, la sentencia se ampara en la «imprecisión» con respecto a los informes urbanísticos para concretar la ubicación del local, el bar Volapié, dentro de la normativa municipal de protección histórico-artística y del recinto amurallado.

En su fundamentación, el TSJCyL incide en «la complejidad del urbanismo de Segovia», por lo que añade que «no queda más remedio que anular parcialmente las resoluciones recurridas para que se siga el adecuado procedimiento de restauración de la legalidad».

Los recurrentes ya habían esgrimido que el luminoso del litigio, precintado hace un año aproximadamente, está situado en el interior del edificio, y por tanto se trata de una emisión privada, aunque se vea desde la calle. Entonces, el juez del Contencioso-Administrativo concluyó que la pantalla tenía una vocación única de servir de publicidad exterior, concretamente a las personas que se encuentran en la Calle Real.

Ahora, en la estimación parcial el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León agrega que «no está acreditado que este tipo de actividad no pueda llevarse a cabo en este tipo de local». Así pues, abre la puerta a la legalidad de la pantalla siempre y cuando la sociedad mercantil presente una declaración responsable ante el Ayuntamiento. Asimismo, procede a anular las multas coercitivas impuestas por ser exageradas.

Fotos

Vídeos