«La transmisión de historias entre generaciones se ha perdido»

Quico Cadaval, justo antes del espectáculo de ayer /Antonio Tanarro
Quico Cadaval, justo antes del espectáculo de ayer / Antonio Tanarro

«Segovia ya conoce todo mi repertorio, esto solo me ocurre aquí y en mi pueblo», se confiesa Quico Cadaval en el Festival de los Narradores Orales

LAURA MARTÍNEZ Segovia

Actor y director, Quico Cadaval (Ribeira, 1960) vuelve a Segovia para asistir a la cita anual con sus seguidores y aficionados a la emoción cercana de la narración oral. Minutos antes de su espectáculo ultima las historias que harán las delicias del público.

–¿Cuál es el truco para llegar tanto a la gente y que año tras año esperen largas colas para escucharle?

–La verdad es que es algo que he ido construyendo durante muchos años. Se va creando complicidad con la gente e incluso se llega a la intimidad en un acto público. También es trabajo del Festival de Narradores Orales en sí. Para mí es como una reunión de amigos gracias a la que he conocido a mucha gente que admiraba y ahora son amigos también. Es una construcción entre todos. El público tiene mucho que ver ya que espera esta cita como una fiesta.

–¿Con qué sorprende este año a la audiencia segoviana?

–En realidad, Segovia ya conoce todo mi repertorio y esto solo me ocurre aquí y en mi pueblo (Ribeira, Galicia). Hay muchos fantasmas, personajes de narraciones pasadas que están pululando entre las paredes de la casa de Andrés Laguna y me piden salir. Seguro que hago referencia a Edipo, Terranova y algunas historias de madereros asaltando clubs de carretera con motosierras.

«Valle-Inclán mezcla lo sagrado con lo ridículo. Es muy provocador para alguien del teatro»

–Este jueves fue la última actuación de los cuentacuentos infantiles. ¿Qué cree que supone acercar estas narraciones a los niños?

– Las cosas que oía de niño eran bien distintas ya que se sucedían en el entorno del barrio y era mi abuela quien las contaba, pero conseguían construir un imaginario. Estas señoras mayores, pese a ser consideradas ignorantes, tenían mucha cultura. El problema es que se ha perdido la transmisión entre generaciones.

–Usted ha sido el primero en versionar a Ramón de Valle-Inclán en gallego, ¿a qué se debe?

–A que es una leyenda que mezcla lo sagrado con lo ridículo. Es muy provocador para alguien del teatro como yo. Además, es vecino.

–¿Por qué se mantiene y aumenta la afluencia de gente en este festival en Segovia mientras que en otras ciudades ha ido decayendo?

–Sin querer darme aires, creo que es porque en Segovia se unen los artistas más singulares. Ignacio Sanz, el presidente, conoce muy bien el mundo de los cuentos y su ciudad. Crea un festival muy personal que gusta mucho. Empezando por Carolina Rueda, que dio el inicio, hasta Coralia Rodríguez que pondrá el broche. Por ejemplo, Nicolás Buenaventura es uno de los grandes del mundo de la narración.

«Esto es morir de éxito», afirma Ignacio Sanz, director de los Narradores Orales

«Es un fenómeno desconcertante, llenamos todos los días y las colas llegan hasta la parte trasera de la Catedral», comenta el presidente del Festival de Narradores Orales de Segovia, Ignacio Sanz. Y es que en su decimoctava edición, esta iniciativa, en lugar de decaer, sube como la espuma. «Esto es morir de éxito», declara pletórico Sanz haciendo balance del festival cuando éste se encuentra ya en la recta final. El director revela que están abriendo las puertas más de media hora antes para que los interesados no se queden sin butaca, pero «todos los días son al menos cincuenta las personas que se quedan de pie».

Esto supone que se congregan alrededor de cuatrocientas personas al día. Sin embargo, se resisten a cambiar el escenario a uno con mayor aforo argumentando que se perdería la poesía de actuar sin altavoces y la sensación de recogimiento que provocan las paredes del patio de la Casa de Andrés Laguna.

Sobre la poesía –que tiene un escenario privilegiado en este festival en la Casa de Antonio Machado– el presidente admite que «no tiene tantos adeptos, apenas cincuenta al día». Sanz ensalza que el nivel del ciclo segoviano es incalculable. «Son tipos aliados de la mejor literatura; escritores que cuentan las historias prescindiendo de los aspectos técnicos que hay en el cine o en la televisión. Esto es lo que emociona», remacha el organizador.

Fotos

Vídeos