Los trabajadores del Estado cobran de media un 25% menos que los de la Junta

Trabajadores del Instituto de Seguridad Social. /A. De Torre
Trabajadores del Instituto de Seguridad Social. / A. De Torre

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) llama a movilizarse el miércoles 31 ante la Subdelegación

EL NORTESegovia

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) hace un llamamiento a los empleados públicos a participar en la concentración que se celebrará este miércoles 31, a las 11 horas, ante la Subdelegación del Gobierno en Segovia para «exigir la recuperación salarial y del poder adquisitivo perdido durante la crisis y para reclamar la equiparación retributiva de la Administración General del Estado con los de las autonomías». Esta reivindicación sigue la misma motivación y derroteros que las que iniciaron la Policía Nacional y Guardia Civil para igualar sus sueldos con los de las plantillas de otros cuerpos de seguridad autonómicos.

Representantes de la central advierten de que se trata de «un momento crucial». El personal público que trabaja en las diferentes áreas de la Administración central se ha visto recortado en los últimos años, critica la organización sindical. Desde 2010 a 2016, la provincia ha perdido 190 trabajares públicos dependientes del Estado.

Hace apenas dos años, el personal era de unos 1.180 empleados, añaden fuentes regionales de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios. El conjunto de Castilla y León, en el mismo periodo, ha padecido la baja de cerca de 1.900 trabajadores adscritos a la Administración general.

A nivel nacional, un estudio elaborado por CSIF evidencia diferencias salariales desfavorables para estas plantillas públicas de un 25% de media con respecto a personal con la misma categoría y desempeño en algunas autonomías. En Castilla y León, una comparación más detallada refleja que la brecha retributiva entre los empleados de Administración central y de la Junta, a favor de estos últimos, oscilan en el caso de los laborales entre los 68 euros anuales y los 3.531, en función de la categoría y grupo.

En el caso de los funcionarios, esa desproporción va desde los 244 euros hasta los 2.416 euros cada ejercicio. Ante estos desfases, la central sindical exige a Hacienda la aportación de «fondos adicionales en el presupuesto para la equiparación salarial y una tasa de reposición del 100% en este sector».

Castilla y León tenía en noviembre de 2016 un total de unos 12.985 empleados en la Administración General del Estado, unos 1.900 empleados menos que en julio de 2010, cuando sumaban 14.890, según los últimos datos propios de los que dispone CSI-F. Si la lupa se coloca sobre la provincia segoviana, el total de empleados públicos que trabajan en el conjunto de las administraciones suman unos 11.590. En cuanto al Estado, la organización insiste en la pérdida de 190 trabajadores en seis años inmersos en la crisis.

Plantillas envejecidas

«En la hipótesis de que se mantuviera este ritmo de destrucción de empleo, esta sería la última generación que habrá conocido nuestro modelo de Administración General del Estado», advierte la central independiente, que por otro lado tilda de «preocupante» el alto índice de envejecimiento que se observa en el personal. El 65% de la plantilla estatal tiene más de 50 años, y cerca del 15% están ya a las puertas de la jubilación, según los datos de la organización. Estos datos son extrapolables a Castilla y León, añaden. Además, la incorporación de jóvenes se ha reducido drásticamente en un 80% por la paralización de la contratación.

Aunque CSI-F califica de «positivo» que el Ministerio de Hacienda haya retomado la propuesta, realizada el pasado verano, de una subida fija salarial para los empleados públicos del 5,25% en tres años, que podría elevarse hasta el 8% en el caso de que se cumplan los objetivos de crecimiento económico y reducción del déficit. La central subraya que es «insuficiente» la iniciativa del Ejecutivo central.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos