Escolares y aviones

Una multitud asiste a una actuación, ayer en la Plaza. /A. Tanarro
Una multitud asiste a una actuación, ayer en la Plaza. / A. Tanarro

Centenares de alumnos de los colegios llenaron las siete primeras funciones de Titiricole programadas

A. A. Segovia

La primera jornada del festival reunió por la mañana a centenares de alumnos de la capital, algún municipio de la provincia y Ávila repartidos entre las siete funciones escolares programadas y las primeras citas de Titiricole, un ciclo que este año llega a la vigésima edición con más empuje que nunca. Entre las primeras, uno de los espectáculos más demandados en la venta anticipada de entradas: el Viento de Madam Bach (Dinamarca), un motivador montaje de teatro visual que provoca sensaciones muy placenteras.

Por la tarde, primeras actuaciones en patios y calles. Entre quienes se estrenaban justo en el arranque del Festival Internacional de Títeres de Segovia merece la pena destacar la experiencia de adentrarse en el aeroplano partido por la mitad del holandés Vincent de Rooij, un breve montaje repleto de humor absurdo orientado al público adulto, y la propuesta de Colective La Meandre (Francia) y su pequeña caravana instalada en los jardines de la plaza de Andrés Laguna, frente al colegio Domingo de Soto, donde también aparecen aviones.

En el interior de ese microcine sobre ruedas acontece un relato contado con una prodigiosa mezcla de proyecciones en multipantalla, música en directo y la irrupción artesanal de un conjunto de cachivaches que es digna de elogio y solo cabe ser disfrutada. Espectáculo pequeño con ingenio a raudales, lirismo, respeto y una cuidadísima concepción.

Una aportación extraordinaria a esta trigésima segunda edición de Titirimundi, que cerró su primer día en la calle con una vuelta a los homenajes: el pasacalles de la Fundación Muñecos por el Desarrollo previo al estreno, entre La Alhóndiga y la Plaza Mayor, y la aparición sorpresiva del Cristobita de Libélula, la compañía del recordado Julio Michel, padre de Titirimundi, tras la función inaugural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos