Una vida dedicada a crear marionetas

El carpintero y músico belga Chris Geri (derecha) conversa con un alumno del taller. Efe
El carpintero y músico belga Chris Geri (derecha) conversa con un alumno del taller. Efe
  • El carpintero y músico belga Chris Geri imparte talleres en el festival

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Hace más de 30 años que el carpintero y músico belga Chris Geri descubrió el poder de los títeres para crear historias y aunque el arte de las marionetas ha sufrido una «gran evolución desde entonces», los ingredientes para dar vida a la madera siguen siendo «técnica y un poco de magia». Geri imparte como cada año un taller de construcción de marionetas talladas en madera en el festival Titirimundi, de Segovia, al que acude desde hace cerca de tres decenios.

El artista y director de la compañía Plansjet sostiene que la talla es la base de la construcción y destaca la importancia de «la imaginación y la creatividad» para que las marionetas hablen por sí mismas. En sus cursos siempre comienza explicando la anatomía clásica, con visiones como la de Leonardo Da Vinci o el escultor italiano Michelangelo y es que «para comenzar a esculpir hay que tener claras las proporciones y simetrías», reflexiona. Eso sí, estas creaciones de 60 centímetros de altura no cumplen con los cánones de «anatomía perfecta», sino que son «caricaturas» del hombre. En ocho días los diez alumnos del taller de esta edición crean una marioneta y para ello comienzan aprendiendo los usos de los diferentes tipos de gubias y practicando la talla para dar forma a las manos, luego los zapatos, al cuerpo, y por último, a la cabeza, ya que, según el maestro, «es la parte más compleja y expresiva». El último paso es pulir la madera y dar el toque final con los detalles que crearán la personalidad del personaje, como la pintura, el vestuario o el pelo.

Geri comenzó como carpintero y tras realizar varios estudios sobre madera, ornamentos, esculturas o construcción de instrumentos, descubrió que podía elaborar piezas con tal movilidad que parecieran vivas, por lo que decidió aunar sus dos grandes pasiones la música y la madera para crear uno de los primeros títeres musicales. De hecho, recuerda que Titirimundi fue su escuela y su escenario de debut, ya que había actuado como artista callejero en su Bélgica natal, pero nunca había participado en oficialmente en un festival de títeres.

Desde entonces, el titiritero asegura que le ha cambiado la vida y ahora su profesión tiene dos vertientes, de forma que con el buen tiempo recorre mundo con sus títeres participando en festivales y encuentros y en invierno se dedica a la construcción de marionetas para decenas de compañías belgas.

En cuanto al proceso de creación, sostiene que una vez conseguidos los materiales es capaz de dar forma a la madera en solo 15 minutos y que puede crear un títere completo en un día. No obstante, reivindica que detrás hay un trabajo minucioso de selección y control de calidad de la madera, que solo puede ser del «árbol del amor», el tilo, porque es uno de los pocos que no contiene ácido. Sobre el modelo de teatro de títeres belga, Geri incide en que es muy diferente al español, «mucho más clásico» y las compañías más «estáticas». Eso sí, en cada ciudad de Bélgica hay como mínimo un teatro especializado en marionetas y en ciudades como Amberes hay hasta una treintena, puntualiza. Para Geri, Titirimundi es «uno de los festivales de títeres más importantes del mundo», un gran escaparate donde se pueden ver los aspectos más innovadores de las artes de la marioneta, por eso ha anunciado su intención de regresar en 2018 con nuevo espectáculo de 20 minutos que recupere la esencia de sus títeres bailando al son de los instrumentos.