Sade, cárcel y Rousseff

  • La compañía brasileña Pigmalião Escultura que Mexe se adentra en los preceptos del sadismo con ‘Filosofía en el tocador’ y expresa su preocupación por lo que ocurre en su país

. Tanarro
. Tanarro

La trigésima edición de Titirimundi llega tan solo unos meses después de que un juez enviara a prisión a los integrantes de la compañía Títeres desde abajo, un hecho que ha estado presente en muchos momentos del Festival, desde la misma inauguración cuando Quico Cadaval relacionó el encarcelamiento con la vuelta de la censura o cuando el maestro Jordi Bertran atendió a la prensa con una camiseta estampada con el lema «Yo soy titiritero».

Imposible olvidarse tampoco asistiendo a la representación de ‘Filosofía en el tocador’ de la compañía brasileña Pigmalião Escultura que Mexe, un montaje que se adentra en los preceptos sádicos sin disfraces ni artificios. Esos preceptos que provocaron que el Marqués del que toma nombre el término pasara buena parte de su vida encerrado en cárceles y sanatorios de forma alterna.

Este brillante montaje, que se nutre del sexo sin tabúes, de una violencia dolorosa, de comportamientos infrahumanos; que no escamotea ni un centímetro de piel, ni un centilitro de semen, ni un gramo de perversión; forma parte de la programación de Titirimundi, a pesar del contexto y de las reacciones negativas que pudiera llegar a cosechar.

El Festival segoviano siempre ha preservado la libertad para programar («hay espectáculos que si no los traemos, nunca vendrían a esta ciudad», viene a decir el director) y defendido esa misma libertad para crear. De hecho, los miembros de Pigmalião reconocieron su sorpresa (y agradecimiento) por ser invitados de nuevo tras irrumpir el año pasado con ‘O quadro de uma familia’, inquietante y transgresora interpretación de las relaciones consanguíneas. Al finalizar su espectáculo, los brasileños leyeron un manifiesto en el que mostraban su preocupación por la situación que está viviendo su país, rechazando la destitución de la presidenta Dilma Rousseff y recordando que fue elegida con el respaldo de 54 millones de votos.