El Norte de Castilla

Titiriteros de Binéfar, jugadores con juguetes

Uno de los muñecos de guiñol de la exposición.
Uno de los muñecos de guiñol de la exposición. / A. de Torre
  • La Alhóndiga presenta hasta el lunes la exposición ‘El juego y los títeres’, con muñecos recogidos por la compañía en todo el mundo

Son juguetes de jugadores, proceden del Fondo de la Casa de los Títeres de Abizanda y los traen a Segovia los Titiriteros de Binéfar. Muñecos de guiñol, teatrillos, muñequitos de muelle que se mueven al tocarlos... recogidos y utilizados en muchos países por la veterana compañía asidua del festival de Segovia, con los que ha formado la exposición ‘El juego y los títeres’, presente en La Alhóndiga durante Titirimundi y hasta el lunes.

Explican los Titiriteros de Binéfar que «son juguetes que nos enseñan algo a menudo olvidado por nosotros los profesionales: el muñeco está más vivo cuando se mueve, que cuando habla; nos recuerdan también que existe una manera primigenia de comunicarnos a través de unos objetos que imitan la vida, y que por tanto nos interrogan sobre nuestra condición, sobre nuestra manera de ser y comunicarnos. ¿Por qué nos gusta tanto jugar a crear esa apariencia de vida?...».

De ahí que pidan al público adulto que vuelva a la infancia para disfrutar de la exposición, porque su propuesta es que, desde la condición de adultos o niños que se conceden la dicha de jugar, «miréis estos objetos y recordéis, evoquéis, soñéis y disfrutéis tanto como nosotros lo hemos hecho en su búsqueda y reencuentro». Son juguetes recogidos por la compañía aragonesa (Premio Nacional de las Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud 2009) en muchos países, a lo largo de una carrera de más de treinta años y más de una treintena de espectáculos (además de siete discos y tres libros) «recorriendo caminos con nuestros moñacos, haciendo títeres y música por las calles, plazas, teatros y carpas».

Porque su teatro, dicen, «es siempre para todos: para los niños, tratados como personas sensibles e inteligentes, y para los adultos que aún guardan un hueco para la ternura y para el juego festivo del teatro».

Los juguetes están ahora unos días en La Alhóndiga, donde se pueden ver mañana y el viernes por la tarde (de 16 a 20 horas), y el fin de semana también por la mañana.