«No tener que hacer la compra con frecuencia ni cocinar es una gran comodidad»

Clara Hurtado calienta en el microondas una de las bandejas. /Óscar Costa
Clara Hurtado calienta en el microondas una de las bandejas. / Óscar Costa

Clara Hurtado, usuaria del servicio municipal de ayuda a domicilio, afirma que los menús son «diversos y saludables»

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Clara Hurtado es una de las personas que lleva haciendo uso de este servicio desde que en 2015 se puso en marcha. Después de toda una vida vinculada a los fogones, reconoce que recibir las bandejas en su domicilio y no tener que hacer la compra con frecuencia ni cocinar supone una gran comodidad. «Llega un momento en el que no siempre puedes hacer la comida, los años pasan y cada vez estamos peor», advierte.

Los platos no son demasiado elaborados, son bastante sencillos, comenta. Sin embargo, entiende que sea así, ya que la empresa cocina para más de un centenar de personas y lo hace varios días antes de que lo consuman, por lo que hay recetas que no pueden realizar.

La variedad no es un problema para Hurtado, ya que considera que ponen comidas diversas y saludables tanto en el primer plato como en el segundo. Además, la clave está en adaptarse el plato al gusto personal de cada uno, explica. Por eso, ella, que no es muy fanática de las grandes cantidades de guarniciones de verdura que ponen, opta por triturárselo y hacer una especie de salsa que mezcla con los alimentos para que le resulte más apetitoso.

Entre sus platos favoritos se encuentra el cocido, y «las lentejas tampoco están mal», asegura, aunque lamenta que no hagan honor a la receta tradicional casera con la tajada de carne. A su juicio, el pescado es demasiado abundante en la dieta, sin embargo, echa de menos otras recetas de carne o patatas guisadas. En definitiva, «platos algo más caseros», ya que al ser un servicio en frío «siempre hay que arreglarlos un poco», aclara.

Adaptados a las necesidades

Clara no tiene menú específico, pero otros usuarios que lo necesitan reconocen que se adaptan perfectamente a sus necesidades médicas. Además, cuando han hecho alguna petición de cambio a la empresa por razones de salud, esta ha respondido sin problema, aseguran.

Eso sí, en algunos casos critican el cambio que se ha producido en la organización. Consideran que la variedad de alimentos era mayor hace tres años que ahora, también les resultaba más sencillo organizarse, ya que las bandejas con los primeros platos y segundos estaban agrupadas y asignadas para cada día de la semana. Sin embargo, ahora son los propios comensales los que hacen las combinaciones.

La mayoría tampoco consideran necesario ampliar este servicio a otras comidas como el desayuno, la cena o la merienda. «Son comidas mucho más ligeras que no requieren de grandes esfuerzos en la cocina», según Hurtado, quien indica que en su caso las cenas suelen basarse en pescado, jamón york o jamón serrano, por lo que no ve necesario recibirlo ya preparado.

El concejal asegura que no han recibido solicitudes de ampliación del servicio, sin embargo, explica que están abiertos a sugerencias y a estudiar posibles cambios si así lo requieren los usuarios.

Tampoco se han planteado la opción de incluir alimentos ecológicos. Aunque es un factor que encarecería el menú, insiste en que se valoraría sí así lo quisieran los comensales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos