El Supremo absuelve a un empresario que soportó «una acusación falsa durante 18 años»

Juan Carlos Toribio (centro), durante la rueda de prensa que dio, en la sede de la Fes, para explicar su situación. /De Torre
Juan Carlos Toribio (centro), durante la rueda de prensa que dio, en la sede de la Fes, para explicar su situación. / De Torre

El alto tribunal rechaza el recurso de casación y exime también de responsabilidad civil a la Fundación Caja Segovia y a Bankia

ENRIQUE YUSTESegovia

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de casación formalizado por Censenal Turismo y Censenal Ávila contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia por la que se absolvió de un delito de apropiación indebida a un antiguo administrador de la primera empresa, el empresario Juan Carlos Toribio. Tras la sentencia de la Audiencia Provincial, Toribio aseguró haber sido una víctima de su exsocio, que le acusó en varias querellas desde 2002, aunque el juicio no se celebró hasta 2016. Un retraso que «no es imputable al acusado, sino a la acusación particular» declaró el empresario, y que ha supuesto que «haya tenido que soportar una acusación falsa durante 18 años».

La sentencia del Tribunal Supremo exime también de responsabilidad civil a la Fundación Caja Segovia y a Bankia.

Los recurrentes alegaron dicha sentencia al considerar que se obvia el valor incriminatorio de una serie de documentos que, en su opinión, «poseen mayor fuerza probatoria que las declaraciones de los testigos y del acusado, que resultaron imprecisas, pues el acto de la vista tuvo lugar 19 años después de que se produjeran los hechos». Además, consideran que la sentencia no resuelve todos los puntos que han sido objeto de acusación y defensa, y añade que para la comisión de los hechos denunciados «fue necesaria la colaboración de Caja Segovia».

No lo ha entendido así la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que considera que la Audiencia Provincial ha realizado un estudio detallado de las pruebas practicadas. Asimismo, estima que no ha quedado acreditado que tanto Bankia como la Fundación Caja Segovia hayan participado –a través de un empleado fallecido durante la instrucción–como cooperadores necesarios en los tres delitos que se imputaban al acusado. Por ello, acuerdan la no admisión del recurso de casación.

El pasado 7 de octubre, la Audiencia Provincial de Segovia absolvió de un delito continuado de apropiación indebida de más de 600.000 euros a quien fue administrador de la empresa Censenal Turismo, así como a la Fundación Caja Segovia y Bankia como responsables civiles. Tanto el ministerio fiscal como la acusación particular –formada por Censenal Ávila, S.L. y la propia empresa de la que fue socio y administrador el acusado–, se basaron en documentos bancarios, traspasos, abonos y reintegros firmados por el acusado en 1997 para asegurar que incorporó a su patrimonio una suma superior a los 600.000 euros, cuyo destino era la ampliación de la sociedad.

La Audiencia Provincial consideró probado que el acusado tenía firma autorizada en las cuentas de la entidad Caja Segovia y determinó que los argumentos que alegaba la acusación son «inconsistentes» e impiden confirmar que el acusado se apropiara de los fondos. El ministerio pùblico había pedido indemnizaciones de 294.495 euros para Censal Ávila, 30.050 euros para la acusación particular y 174.000 euros para Censenal Turismo S.L.

Además, solicitaba para el administrador de la empresa, con sede en La Lastrilla, una pena de tres años y seis meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y multa de nueve meses con una cuota diaria de treinta euros. La sentencia absolutoria del Supremo zanja un conflicto que ha tardado en resolverse casi veinte años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos