El 'sexting', un delito practicado a diario y poco denunciado

Un alumno llora a las puertas de un centro escolar./El Norte
Un alumno llora a las puertas de un centro escolar. / El Norte

El 'ciberbullying' y 'grooming', otras prácticas delictivas en auge

QUIQUE YUSTESegovia

Los colegios e institutos deben ser un espacio en el que niños y adolescentes disfruten, aprendan y convivan. Pero para algunos puede convertirse en una pesadilla. En 2016, en la provincia de Segovia se investigó judicialmente un solo caso de acoso escolar. Fue en el instituto La Albuera y supuso para Orleta el caso «más complicado por el entramado que se formó alrededor», aunque finalmente se solucionó a través de una conciliación. «Los chicos normalizaron mucho antes la situación que el resto», destaca la fiscal. Hubo más denuncias, pero Orleta aclara que no todos los conflictos que se dan entre compañeros de instituto son acoso escolar. «Hay veces que se trata de situaciones concretas», matiza, motivo por el cual no pueden ser consideradas acoso. No obstante, reconoce que pueden existir casos que no hayan llegado a manos de la Fiscalía y que hayan sido tratados por los propios centros escolares.

Desde hace varios años el acoso escolar encontró en la telefonía y en Internet una nueva vía. «Los jóvenes utilizan el teléfono móvil para todo», indica Pilar Orleta. También para acosar a sus compañeros, en algunos casos. El 'ciberbullying' es el acoso a un compañero a través del móvil o el ordenador, aunque en muchas ocasiones sus autores no son conscientes de que están cometiendo un delito. «Normalmente consideran que es una broma, pero es un tipo de delito muy subjetivo», explica la fiscal, que añade que el efecto que causa el acoso en la persona que lo recibe es lo que va a determinar el desarrollo del procedimiento.

Más frecuente todavía que el 'ciberbullying' (del que existieron varios casos hace años) es el conocido como 'sexting', que consiste en el envío de fotografías «sensuales», a través del teléfono móvil. «Se da a diario y no solo en menores», subraya la fiscal. En estos casos, las imágenes pueden ir pasando por varios teléfonos generando comentarios que pueden ocasionar daño a la persona de la fotografía. «Este delito lo pueden cometer muchas veces pero no lo llegan a saber porque la persona de la fotografía no lo denuncia», añade. En 2016 la Fiscalía de Menores investigó un caso de 'sexting', en el que la víctima «lo pasó bastante mal».

Hay un tercer tipo de delito relacionado con las nuevas tecnologías que, por el momento, no ha llegado a Segovia. Se trata del 'grooming', y se da cuando un menor entabla relación con un adulto a través de Internet. «Primero obtiente datos de confianza, luego puede haber contacto físico e incluso delitos contra la libertad sexual», señala la fiscal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos