La serie amarilla de Alberto Reguera

Alberto Reguera junto a una de las obras expuestas en París estos días. /El Norte
Alberto Reguera junto a una de las obras expuestas en París estos días. / El Norte

El artista segoviano expone en una galería parisiense una selección de su obra pictórica y de piezas fotográficas

C. B. E.Segovia

La obra de Alberto Reguera alarga su idilio con algunas de las más renombradas redes internacionales de arte contemporáneo. Apenas unas semanas después de haber expuesto en Madrid, en el marco de la celebración de la feria ARCO, el segoviano firma una nueva muestra de su trabajo creador en la galería Olivier Nouvellet de París. Este espacio ha dedicado estos días una exhibición al artista. En palabras del propio Reguera, la propuesta consiste en «un pequeño monográfico dedicado al color amarillo y el comienzo de una serie en la galería». Esta sería la primera entrega.

El propio pintor segoviano y la organización de la exposición han seleccionado catorce obras que abarcan trabajos más antiguos realizados en 1999 hasta creaciones firmadas el año pasado. «Encontramos trabajos que muestran luminosas  abstracciones de naturaleza bidimensionales o los cubos matrices que encierran atmósferas con volumen», explica el autor.

Esta vez, Alberto Reguera no solo incluye cuadros, sino también piezas fotográficas que directamente apuntan a referencias celestes. Pero tal y como pone de relieve el segoviano, el punto de encuentro entre todas estas variantes de su trabajo en esta exhibición es el pigmento amarillo. De ahí el título, 'Autour du jaune' (es decir, 'Alrededor del amarillo') que todavía este domingo puede visitarse en la capital francesa.

Otras experiencias

No es la primera vez que Alberto Reguera combina en una misma propuesta expositiva fotografía y pintura. El pintor recuerda otra exhibición que realizó hace años en París, en la galería Claude Samuel, que se llamó 'Image et matière' ('Imagen y materia'). También experimentó esta suma de disciplinas y expresiones artísticas en el Instituto Cervantes de la ciudad parisina en 2015, con la exposición 'Antípodas'.

Asimismo, tampoco es la primera ocasión en la que el creador plástico segoviano dedica una exposición individual a un color. En una de incursiones orientales, en el Museo UMAG de Hong Kong, exhibió un monográfico inspirado en el color azul que bautizó con el nombre de 'Blue expansive landscape' ('Paisaje azul expansivo').

Vibraciones luminosas

En esta última aventura parisina, «el pigmento amarillo, el naranja de plomo, combinado con el rojo solintor o las sombras y ocres, van generando estructuras de pigmentos superpuestos que aluden directamente a la luminosidad del pigmento, que atrapa la luz, pero que también transmite vibraciones visuales muy dinámicas», explica Alberto Reguera al hablar la técnica y el resultado final que acoge la galería Olivier Nouvellet.

«Muchos pintores clásicos y románticos utilizaron el amarillo para simbolizar diferentes mensajes», añade el pintor, quien cita a Van Gogh y sus ondulados campos de color o sus noches estrelladas, y a Claudio de Lorena, cuyos cielos amarillentos desembocaban finalmente en fondos azules y blancos.

Una de las obras de esta muestra parece rememorar a Turner. Lleva por título 'Espaces vers l’ infini', revela el artista, quien también ha seleccionado obras ovales, todas cubiertas de luminosos mantos de pigmentos que intentan dar vida al cuadro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos