Segovia sufre los meses de junio y mayo más calurosos de las series históricas

Varios bañistas se refrescan en la piscina de La Albuera, en Segovia.
Varios bañistas se refrescan en la piscina de La Albuera, en Segovia. / Antonio Tanarro

La primavera se caracterizó por ser la tercera más seca de los últimos diez años

CÉSAR BLANCO / PALOMA AGUADOSegovia

El calor sofocante de estos días conlleva unos riesgos. Las altas temperaturas vienen acompañadas de graves problemas para la salud si no se siguen las recomendaciones de los expertos. Por esta razón, la Junta de Castilla y León vuelve a incidir en la importancia de la autoprotección en los días más calurosos. Así se podrán evitar o reducir los efectos negativos de las altas temperaturas en la salud y disfrutar, con seguridad, de los meses del verano y evitar sustos durante los días más calurosos, como los que se vivirán hasta principios de agosto, con máximas de 37 grados, por esta nueva ola de calor en la que está inmersa buena parte del país. Segovia no escapa a los sofocos.

La Junta ha decidido reiterar la relevancia de actuar con seguridad, después de conocer el informe de junio de 2017 relacionado con la mortalidad por temperaturas elevadas. Lo cierto es que este mes de junio se ha ganado el calificativo de ser el más cálido de la historia. Al menos, en la capital segoviana, tal y como pone de relieve el experto Adrián Escobar, director del proyecto ‘online’ Meteosegovia.es.

El especialista apunta que la temperatura media con la que acabó el pasado mes fue de 23º, superando el récord que hasta ahora poseía el mes de junio de 2003, cuando ese promedio fue de 22,3 grados. Y eso a pesar de que la última semana fue más bien fría para lo que dictan los termómetros en estas latitudes, precisa Escobar, con una media 1,2 grados por debajo de lo habitual.

Ambiente tropical «inaudito»

Asimismo, el experto cazatormentas destaca los ocho días de junio en los que Segovia no bajó del umbral tropical de los 20º. El día 19 se batió el récord de temperatura mínima más alta, ya que la capital no bajó de los 23,6º, confirma el responsable de Meteosegovia.es. Además, de esas ocho noches tropicales, siete fueron consecutivas, «algo inaudito» en la ciudad a esas alturas del calendario. Por cierto, que Escobar detalla que no se batió la marca de máximo calor para dicha mensualidad. El mercurio se quedó a una décima cuando se alcanzaron los 37,2º.

El termómetro se quedó a una décima de batir el récord de la máxima absoluta un junio (37,2º)

Las series históricas también revelan un mayo que no le fue a la zaga a junio. El experto confirma que también fue el ‘mes de las flores’ más cálido en Segovia. El anterior récord lo tenía el curso 2011, con una temperatura media de 17º al cierre de los treinta y un días. El último mayo lo superó por cuatro décimas.

Mínimas también altas

De hecho, el promedio resultó 3,4º más caluroso que lo que marca la norma meteorológica. Siguiendo con las medias, la establecida a partir de los registros de las máximas de cada jornada fue de 23,7 grados, lo que equivale a decir que estuvo cuatro grados por encima, como da fe la información de Adrián Escobar. En cuanto a las mínimas, también rebasaron con holgada diferencia el listón que hasta ahora habían instalado las medias de los distintos mayos de la serie histórica (11,2º frente a una media de 8,2º).

Estas andanadas de calor llegan precedidas de una primavera «extremadamente cálida», con una temperatura media de 13.6º, la más elevada de la última década. Marzo terminó con un promedio en los termómetros de 10,1º; abril, con 13,3º, y mayo con 16,9º. La web Meteosegovia.es añade en su repaso que la precipitación media en el citado trimestre fue de 33,8 litros, por lo que se trata de la tercera primavera más seca de los últimos diez años.

El calor se cobró el mes pasado dos vidas en Zamora y otra en mayo en Palencia

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, pidió la semana pasada a los ciudadanos que actúen con precaución ante la nueva ola de calor. El aviso no es baladí. Un informe publicado en la web de Sacyl vincula las elevadas temperaturas del anterior episodio con la muerte de dos personas en la provincia de Zamora. Además, dicho estudio registra el fallecimiento de un peregrino en Palencia en el mes de mayo, también a causa de un golpe de calor.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Marcos explicó que ese informe de la Dirección General de Salud Pública las defunciones en Zamora a la «exposición prolongada al sol en las horas centrales del día», por lo que hizo un llamamiento a aquellos ciudadanos que pueden verse más afectados por el calor.

Un varón de 81 años y una mujer de 62 fueron las únicas víctimas mortales atribuibles directamente a la ola de calor de junio, según el informe del Sistema de Vigilancia de la Mortalidad por procesos relacionados con temperaturas elevadas. Al parecer, ambos tenían factores de riesgo individual, entre otros, enfermedades cardiovasculares y también ambientales y sociales, ya que ambos practicaban actividades de caza, según el citado informe.

La representación de la Delegación Territorial de la Junta en Segovia confirma que en la provincia solo hay que lamentar una hospitalización en junio motivada por el intenso calor.

Fotos

Vídeos