En Segovia hay más de 130 mujeres con protección policial

Integrantes de CC OO en la rueda de prensa en la sede del sindicato./A. de Torre
Integrantes de CC OO en la rueda de prensa en la sede del sindicato. / A. de Torre

En los seis primeros meses del año, el Gobierno contabiliza 176 denuncias por violencia sexista en la provincia

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La violencia sexista no es una mera cuestión de números. Detrás hay nombres y apellidos, dramas personales y familiares, tragedias... Sin embargo, esa frialdad de las cifras ayuda a comprender la magnitud del problema y sus muchas aristas, unas más cortantes y afiladas que otras, algunas más visibles que otras, de la lacra que se ha cobrado en lo que va de año 50 vidas en España, según la Diputación. Esos números concluyen que algo sigue haciéndose mal, a pesar de tener una legislación y de las campañas de concienciación y educación.

Así lo cree la Unión Provincial de Comisiones Obreras (CC OO) en Segovia, que con motivo de la conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, lleva a cabo una serie de actividades. Lo mismo que sus compañeros sindicales de Unión General de Trabajadores (UGT) y de otras asociaciones, colectivos ciudadanos e instituciones que llaman la atención sobre las desigualdades en cuestión de sexo que derivan en malos tratos físicos o psíquicos, en acosos, abusos laborales y en un sinfín de discriminaciones.

La detección de casos en los cuatro centros de acción social aumenta en dos años un 49%

Bajo el lema ‘Yo elijo vivir mi vida’ y con un cojín símbolo del descanso que supone la liberación de la mujer, la Diputación de Segovia ha lanzado la campaña de concienciación del Día contra la Violencia de Género. El objetivo es erradicar una lacra que afecta a toda la sociedad, indicó el presidente, Francisco Vázquez, que presentó este miércoles la iniciativa junto al diputado de Servicios Sociales, Miguel Ángel de Vicente. Además, en la provincia se han detectado 88 casos correspondientes al área de actuación de los cuatro Centros de Acción Social de la provincia. Ocho de ellos en el de Cantalejo, veintiuno en Cuéllar, siete en Prádena y cuarenta y dos en San Ildefonso. De ellos Servicios Sociales está interviniendo en 35. Esta cifra supera a la de los dos últimos años, cuando se registraron 59 y 71 en 2015 y 2016, respectivamente. Para De Vicente, «es una señal que demuestra la mejora en la detección de violencia machista gracias a la transversalidad del modo de actuación». Subrayó que en los tres últimos años ha habido 148 víctimas de violencia machista en la provincia, de las cuales 58 han sido atendidas por Servicios Sociales de la Diputación, y de ellas el 64% eran españolas y el 36% extranjeras.

Algo falla cuando en la provincia, de mantenerse el ritmo de denuncias observado por el Ministerio de Sanidad durante el primer semestre el año puede acabar con holgura por encima de las 300 denuncias por violencia sexista. Entre enero y junio había registradas 176. La media diaria es de prácticamente de una denuncia por este tipo de casos en la provincia segoviana. El ejercicio pasado acabó con 259, la cifra más alta del último decenio.

Sigue habiendo miedo

¿Se denuncia más? ¿Hay menos miedo a plantar cara al agresor? ¿O es que realmente hay más situaciones de malos tratos contra la mujer? La víctima sigue temiendo acudir a los servicios de ayuda y a la justicia. Así lo ve la secretaria de Cultura y Movimientos Sociales de CC OO en Segovia, María Antonio Sanz, quien apunta que «hay pocas mujeres» que acuden el busca de ayuda al servicio de asesoramiento que ofrece el sindicato, una prestación gratuita, por cierto. Su compañera al frente de la secretaría de Educación de la Unión Provincial de Comisiones, María Encarnación Tanarro, llama la atención, además, sobre «la problemática de alto número de denegaciones de órdenes de protección», lo que no contribuye a generar seguridad entre las víctimas.

No van del todo desencaminadas las quejas, por lo menos a tenor, una vez más, de las cifras. En Segovia, en el primer trimestre de este año había en vigor 17 órdenes de protección (cinco a mujeres de nacionalidad española); mientras que en segundo habían sido incoadas 18, de las que once correspondían a denunciantes españolas. Todas fueron tomadas a instancia de la víctima. En este capítulo también hay que tener en cuenta las peticiones que a la postre resultan denegadas. Una de cada tres son rechazadas.

Los datos que maneja la central van un poco más allá. La cifra de órdenes de protección a las mujeres que sufren y denunciaron violencia sexista ha ido fluctuando en los últimos diez años en tono a las ochenta o noventa; sin embargo la doble tendencia que dibujan los registros del Ministerio de Sanidad revelan un paulatino descenso en las medidas de amparo desde 2013. Pero las demandas no bajan.

La proporción entre denuncias y órdenes adoptadas ha pasado de ser más o menos una orden de protección por cada dos casos a una por cada cuatro denuncias aproximadamente.

Diez reclusos en Perogordo

En conjunto, al finalizar el pasado mes de septiembre, en la provincia había activos un total de 185 casos de seguimiento integral de episodios relacionados con la violencia sexista. Si se atiende a la información del Ministerio sobre las mujeres que contaban con protección oficial en ese momento, en Segovia había 136. En cuanto a los dispositivos electrónicos implantados dentro de este ámbito, eran once. De hecho, destaca que uno de cada cinco aplicados en Castilla y León se localizaban en la provincia.

Por otro lado, la lucha contra la violencia machista también se ha de librar en los frentes policial y judicial, apelan las representantes de Comisiones Obreras, quienes lamentan la escasez de recursos y de medios con las que se topan en muchas ocasiones las Fuerzas de Seguridad y los jueces. De nuevo a vueltas con los números, las estadísticas recientes del Gobierno central indican que en el centro penitenciario de Segovia hay diez reclusos que cumplen condena por un delito de estas características.

CC OO hace hincapié en esta campaña en el acoso laboral que padecen muchas mujeres y que también pasa desapercibido. El sindicato llama a hacer visibles estas situaciones. Una manera de hacerlo es que «dentro de los propios convenios estén recogidos punto por punto los derechos de las trabajadoras», expone María Antonia Sanz. «Sería lo deseable para avanzar en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, que al fin y al cabo es por lo que pelea el feminismo», apostilla la portavoz sindical. Comisiones ha editado una guía dirigida fundamentalmente a los delegados laborales.

Una demanda: financiación

Las demandas de Comisiones Obreras con motivo del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer abarcan varios ámbitos. Uno es el de la financiación. La secretaria provincial de Cultura y Movimientos Ciudadanos, María Antonia Sanz, advierte de que «si no hay dotación presupuestaria, todo es papel mojado», en alusión a la incapacidad de aplicar la normativa.

La central también reclama «una mayor sensibilización empresarial», comenta María Encarnación Tanarro, secretaria de Educación. Y es que «el número de contratos realizados a mujeres víctimas siendo muy bajo, tanto los bonificados como los que se hacen a través de la subvención concreta de la Junta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos