Segovia y Madrid mantienen la barrera de la receta electrónica

Detalle de dispensador de tarjeta electrónica. /El Norte
Detalle de dispensador de tarjeta electrónica. / El Norte

La implantación en la comunidad vecina no ha concluido, por lo que a los numerosos madrileños que acuden a la provincia no se les puede dar la medicación

MÓNICA RICOsegovia

El sistema sanitario de Castilla y León se ha incorporado a la receta electrónica interoperable, que en la actualidad alcanza a nueve comunidades autónomas: Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y Comunidad Valenciana. Tiene como objetivo principal que un ciudadano con su tarjeta sanitaria pueda recoger en las farmacias de las regiones interoperables la medicación que le ha prescrito su facultativo habitual, un sistema que está funcionando, pues en el primer mes de puesta en marcha del servicio se registraron más de 3.000 recetas interoperables en la región.

En la provincia de Segovia, el problema principal se sitúa en la Comunidad de Madrid, donde la implantación se está realizando, pero no se encuentra finalizada. A la provincia acuden muchos vecinos de Madrid «con su receta y cartilla electrónica, y no se les puede dar la medicación», apunta Francisco Javier Alcaraz, presidente del Colegio de Farmaceuticos de Segovia, quien destaca que la homologación es central y es el Ministerio de Sanidad el que comprueba que cada una de las autonomías tiene el sistema implantado. Además, tiene que hacer las pruebas pertinentes con cada región en la que ya funciona, para que el Ministerio compruebe que el tráfico de ida y vuelta es correcto en todas ellas.

Tradicionalmente, la farmacia rural de Segovia, especialmente la de los pueblos pequeños, «depende de los habitantes, y cada vez hay menos», recuerda el presidente del Colegio de Farmacéuticos. En la actualidad, en la provincia existen más de 20 farmacias de las denominadas de viabilidad económica comprometida. «Son farmacias a las que abrir por la mañana les supone un gran esfuerzo. Están todo el invierno aguantando a que llegue el verano y aumente la población, y la mayoría de los que vienen son de Madrid y no les puedes dar el servicio. Este verano se está notando mucho, porque el sistema está implantado en ambas comunidades, pero existe ese muro», señala.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos