Segovia, foco de la lucha antiyihadista

Operación en el polígono espinariego./A. de Torre
Operación en el polígono espinariego. / A. de Torre

El primer detenido fue Daniel Fernández-Aceña, el ex de los GAL que pretendía inmolarse junto al Acueducto

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVARO

Segovia lleva un año en el foco de la lucha antiyihadista. La operación policial del pasado 12 de diciembre en las ciudades germanas de Hamburgo y Branderburgo, iniciada casi ocho meses atrás en El Espinar, coincidía en el tiempo con el aniversario de la detención, en la segoviana calle de la Plata, el 13 de diciembre de 2016, de un supuesto terrorista relacionado con el yihadismo, Daniel Fernández-Aceña. En su caso existían indicios veraces en la investigación de que el que fuera también sicario del GAL tenía la intención inminente de cometer un atentado. Sus planes criminales pasaban por provocar una masacre que además tuviera repercusión mediática planetaria. Tal y como se informó, Fernández-Aceña tenía pensado inmolarse en un autobús turístico de la capital segoviana en una zona emblemática como el Acueducto.

Las siguientes detenciones fueron las de El Espinar, ya en la primavera de 2017. Los arrestos de abril se concentraron en tan solo setenta y dos horas y en el término municipal de El Espinar. Todo lo desencadenó la vigilancia ejercida por el Servicio de Información de la Guardia Civil y la colaboración establecida por España con Fuerzas de Seguridad de otros países, como Alemania y Bélgica. Esa coordinación y las pesquisas de la unidad del Instituto Armado desembocaron en la localización de Hakem Mokhar Abdallah, ciudadano egipcio de 43 años residente en Alemania sobre el que pesaba una orden internacional de detención emitida por las autoridades germanas. «Las conexiones de este individuo en España han llevado a los investigadores a descubrir la implicación de los detenidos en una red de empresas cuyos beneficios pudieran haber favorecido la actividad de algún grupo terrorista», señalaron en su día fuentes del Ministerio del Interior. También entonces, el Gobierno de España ponía el acento en la importancia de la colaboración internacional: «Esta operación vuelve a poner el acento en el carácter transnacional del fenómeno terrorista, poniendo igualmente de manifiesto la necesidad de la colaboración internacional en el ámbito de la lucha antiterrorista, en el que nuestro país está jugando un papel estratégico», añadían fuentes ministeriales. Desde el 26 de junio de 2015 –fecha en la que el departamento que ahora dirige Juan Ignacio Zoido elevó a 4 el nivel de alerta antiterrorista–, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 157 terroristas yihadistas en operaciones realizadas en España y en el exterior, y a un total de 202 desde principios de 2015.

El Ministerio de Interior recuerda que, a través de la iniciativa ‘Stop radicalismos’, los ciudadanos pueden colaborar de forma confidencial y segura con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ante aquellos posibles casos de radicalización en su entorno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos