Segovia crea un cuerpo de cuidadores para los 2.500 gatos callejeros

Dos gatos encima de un vehículo. /De Torre
Dos gatos encima de un vehículo. / De Torre

Solo los ciudadanos autorizados podrán alimentar a los animales

QUIQUE YUSTE Segovia

Desde hace diez años el Ayuntamiento trabaja en el control de las colonias de gatos que habitan en la ciudad. Durante este tiempo, el Consistorio ha invertido entre 2.500 y 4.000 euros anuales para intentar evitar que la población felina se extendiera, con los consiguientes problemas medioambientales y de salubridad. En el último ejercicio, se emplearon 5.000 euros en el sistema CES (control, esterilización quirúrgica y suelta), una cantidad insuficiente, según el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, quien espera una partida «no inferior a los 15.000 euros» en los presupuestos de 2018.

Consciente de que en el área del que es responsable «hay prioridades» mayores, Torquemada apuesta, sin embargo, por aumentar el control sobre las colonias de gatos en la ciudad. En la actualidad, son cerca de 2.500 los mininos callejeros que habitan en Segovia, sus barrios incorporados y la entidad menor de Revenga. «Queremos dar un paso más para conseguir que Segovia sea una ciudad que avance en el bienestar animal. Los gatos callejeros forman parte de nuestros espacios públicos de forma habitual, pero la superpoblación puede generar un problema medioambiental», introdujo el edil durante la presentación del protocolo de actuación diseñado por el Ayuntamiento para controlar las colonias de gatos.

El objetivo del mismo es estabilizar el tamaño de las colonias, concienciar a la población de los problemas de alimentar de forma incorrecta a los felinos, evitar problemas medioambientales y de suciedad y dar respuesta a las peticiones de los ciudadanos. Precisamente la colaboración y participación de los vecinos jugará un papel clave en el éxito de un protocolo que establece que sea únicamente el ciudadano autorizado –tendrá un carné que lo acredite como tal– quien pueda alimentar a los gatos callejeros. Estas personas –serán necesarias entre 25 y 30– lo harán de forma voluntaria y altruista tras solicitar su condición de ‘voluntario/cuidador’ en la sede electrónica del ayuntamiento o en la concejalía de Servicios Sociales.

Sesenta euros por operación

El control de las colonias por parte de los voluntarios será fundamental para conocer su estado y prever posibles problemas. Las asociaciones protectoras de animales se pondrán en contacto con los cuidadores para que estos les puedan facilitar la captura de los animales de cara a una esterilización quirúrgica, que tiene un coste aproximado de 60 euros por gato (más caro en hembras que en machos) y que será asumido por la Administración local. Una vez intervenidos los gatos volverán a su colonia, donde permanecerá el control de la misma por parte del cuidador correspondiente. «El proceso no termina una vez se ha producido la esterilización, ya que pueden introducirse nuevos gatos, de ahí que sea importante el control», explicó Reguera, quien anunció que durante las últimos meses se habían llevado a cabo actuaciones en tres colonias del barrio de San Millán, dos del barrio de San Lorenzo y una en la zona de Las Lastras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos