La amenaza de restringir el agua se asoma ya a Segovia

Aspecto del embalse de Puente Alta, en Revenga, el verano pasado.
Aspecto del embalse de Puente Alta, en Revenga, el verano pasado. / A. de Torre

El Ayuntamiento estudia posibles medidas para reducir el consumo al descender el embalse de Puente Alta un 5% en una semana

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La prolongada sequía, que solo han interrumpido esporádicos chubascos, y las elevadas temperaturas de las últimas semanas, así como el pronóstico de que el verano que acaba de comenzar será más caluroso de lo normal, motivan al Ayuntamiento para pensar en posibles restricciones del consumo de agua.

Aunque los embalses que abastecen al municipio de Segovia, el Pontón Alto y Puente Alta, mantienen volúmenes elevados de agua embalsada, del 94,5% y el 93%, según los datos que ofreció ayer la alcaldesa, Clara Luquero, la Concejalía de Obras y Servicios estudia la posibilidad de establecer pautas para reducir el consumo. Luquero, no obstante, declaró este jueves que «en principio no habrá restricciones» en el consumo doméstico. Sí comentó que los técnicos municipales tienen que «prever cómo va a discurrir el periodo de estío» y las condiciones en que pueden llegar los dos embalses a finales de agosto, pero las posibles medidas para mantener agua embalsada suficiente de cara al otoño (cuando los niveles suelen ser más bajos) serían en principio para aplicarlas en los jardines y parques de la ciudad y en dependencias municipales.

El último dato facilitado por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) sobre el embalse del Pontón Alto es de este jueves. Contenía 7 hectómetros cúbicos justos de agua, frente a su capacidad total de 7,4 y a una media de 7,3 en los últimos diez años; es decir, está más bajo que otros veranos, aunque la situación no sea tan preocupante como el otro embalse que gestiona la CHD en la provincia, el de Linares del Arroyo, que ayer estaba prácticamente a la mitad de su capacidad, con 27,8 hectómetros cúbicos de los 54,4 posibles.

Además, aunque ha habido algunas precipitaciones en los últimos días (4,8 litros por metro cuadrado en el entorno del Pontón) en el embalse la tónica estival es que salga más agua del que entra: en la última semana han salido 300 litros por segundo y solo han entrado 100. Así, el motivo de preocupación para los responsables municipales es el descenso del 5% en la presa de Puente Alta en solo una semana, por lo que «para ser ejemplares y llamar a los ciudadanos a que hagan un consumo responsable del agua» se plantean no regar los jardines y evitar los baldeos en las calles de la ciudad, según dijo Luquero.

Por estas razones los técnicos municipales estudian medidas de control que se puedan establecer para reducir el consumo, además de los consejos generales a la ciudadanía, en previsión de que se mantengan la sequía y las altas temperaturas y de que, como ocurre casi todos los años al final del otoño, el agua embalsada sea de solo alrededor del 30% de la capacidad total de los embalses o inferior.

Fotos

Vídeos