El sector del porcino se lanza a la conquista de nuevos mercados

Asistentes a la reunión semestral conovocada por Anprogapor, ayer en la sala de reuniones ’de la Casa del Sello. /Tanarro
Asistentes a la reunión semestral conovocada por Anprogapor, ayer en la sala de reuniones ’de la Casa del Sello. / Tanarro

La exportaciones a China han bajado un 15% en el último ejercicio

La Casa del Sello acogió ayer la reunión semestral de los representantes de los principales productores de porcino de Europa (además de España, Portugal, Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Holanda, Suecia, Polonia, Hungría, Austria e Italia), que aglutinan en torno al 80% de la producción mundial. El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, dio la bienvenida a los participantes, a quienes recordó la importancia que la ganadería ha tenido siempre en la historia de Segovia, como demuestra que el edificio en el que se celebraba la reunión, la Casa del Sello, debe su nombre a que en ese inmueble se ponía el marchamo de calidad a los paños en la época de la gran riqueza lanar de la provincia.

En el encuentro, que tenía como misión ver cómo está la situación del sector en cada país europeo, compartir información sobre evolución y tendencias en producción y sacrificios y debatir aspectos que preocupan sobre normativa europea y, principalmente, sobre la posición de la Unión Europea en los mercados de exportación, fue anfitrión el segoviano Miguel Ángel Higuera, presidente de la Asociación Nacional de Ganado Porcino (Anprogapor), quien explicó que la caída de las exportaciones a China obliga a los ganaderos europeos a buscar otros mercados asiáticos, con una apuesta por competir a través de la calidad.

«Somos netamente exportadores y ver cuál es la competitividad del sector para poder conseguir más mercados es una de las principales funciones del grupo, además de trabajar en todos los requisitos de producción en sanidad, bienestar animal y medio ambiente», comentó. Otra de sus preocupaciones es estabilizar los precios para facilitar la exportación. En la provincia de Segovia, que hace diez años sufrió el impacto de la crisis de Proinserga, la tendencia se ha invertido y la producción porcina comienza a aumentar, destacó Higuera.

Competidores más baratos

China es el principal destino de exportación, porque si bien tiene la mitad de la producción mundial de cerdos, también es el mayor consumidor. «El problema es que competimos con Estados Unidos, con Canadá y con Brasil, cuyos costes de producción son más baratos, porque no tienen que cumplir con la normativa de bienestar animal que tenemos nosotros y, además, también tienen unos requisitos de seguridad alimentaria más bajos, con lo cual los costes de producción en Europa son de media entre un 10% y un 15% más altos que los suyos». Se compite con precio, y como resaltó Higuera los de Europa son más altos.

España produce 4 millones de toneladas de carne de cerdo y exporta 2 millones, sobre todo a Asia y principalmente a China (el año pasado entre 400.000 y 500.000 toneladas), aunque este año han bajado las exportaciones a China un 15% y esa merma se está compensando con otros países, Corea del Sur, Japón, Filipinas o Taiwan, pero al ser el chino un mercado tan grande «nos está haciendo mucho daño», declaró.

Estrategia de calidad

La estrategia es la calidad. Higuera remarcó que reducir los costes de producción es «difícil y complicado», de modo que los ganaderos españoles trabajan «sobre eficiencia de producción, sanidad animal e intentar ser lo más competitivos posible en países terceros valorizando la calidad de producción», subrayó el presidente de Anrpogapor. Es difícil a veces, añadió, «pero nuestra salvaguarda es la seguridad alimentaria, es el valor que en Europa lo damos por sentado, pero en otros países se valora mucho que el producto europeo es mejor».

En España los dos últimos años no han sido buenos para el sector porcino. Higuera indicó que «hubo un gran problema entre oferta y demanda y unas pérdidas muy fuertes para el ganadero, pero en 2016 apareció China como un gran comprador y reflotó algo los precios; en 2017 el principio del año ha sido bastante aceptable, pero ahora estamos sufriendo la tensión internacional».

Estados Unidos y Canadá han bajado mucho los precios y en algunos mercados están echando fuera a los productores de la UE. «La fluidez de exportaciones ya no la tenemos. La situación es un poco crítica para el porcino español, ya que exportamos el 50% de la producción», comentó.

Sin embargo, a pesar de que si no se llegan a estabilizar los precios y las exportaciones el sector porcino español puede tener un mal ejercicio en 2018, también hay un subsector que representa una fortaleza.

Una de las cuestiones que resaltó Higuera en la reunión con sus colegas europeos es la importancia del sector ibérico en España. «Tenemos 300.000 reproductoras, que parece poco, pero resulta que solo en ibérico tenemos más madres que alrededor de una docena de países. Es un sector con mucho potencial por la calidad de los productos, lo que pasa es que también está sujeto a la oferta y la demanda con el precio que tiene, que es mucho más alto que el porcino de otros países, y la ventaja es la calidad que tiene el mercado del ibérico».

Mejor en la provincia

«En Segovia tenemos la ventaja y la parte positiva de que está aumentando la producción», destacó el presidente de Aprogapor. Hace diez años, la crisis de Proinserga estancó la expansión del sector porcino, pero en los últimos tres años está empezando a remontar.

A finales de 2015, la cabaña porcina de la provincia era de 1,2 millones de cabezas de de cebo: 387.090 lechones y cerdos de menos de 20 kilos, 686.833 animales de cebo, 939 verracos, y 132.893 hembras reproductoras, de acuerdo con la estadística de la Consejería de Agricultura y ganadería de la Junta.

Son cifras aún lejanas del momento álgido de la producción, antes de la crisis de Proinserga, cuando la cabaña porcina de la provincia superaba los dos millones de cabezas, pero la recuperación, según comentó Higuera, es un hecho.

Además, el futuro se ve con buenas perspectivas, pues también alabó el presidente de Anprogapor la iniciativa del Ayuntamiento de la capital para crear en la ciudad un centro de innovación tecnológica del sector agroalimentario, que apoya la asociación por «localización», porque es necesario unc entro así ya que el futuro está en la injovación y las nuevas tecnologías y por el peso que tiene la industria alimentaria en la economía provincial.

Fotos

Vídeos