«Tuvimos que sacar los coches uno a uno»

Soldados de la UME cargan los equipos en los vehículos de la unidad desplaxados a San Rafael antes de volver a sus sedes. /Pedro Luis Merino
Soldados de la UME cargan los equipos en los vehículos de la unidad desplaxados a San Rafael antes de volver a sus sedes. / Pedro Luis Merino
Segovia

Alberto Vázquez, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), detalla la intervención en el colapso de la autopista AP-6

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Los dos destacamentos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazados a la provincia segoviana a última hora de la noche del sábado han regresado a sus respectivas bases en Torrejón de Ardoz y León. El representante de la oficina de comunicación pública de este cuerpo del Ejército, Alberto Vázquez, ha confirmado que el repliegue se llevó a cabo a lo largo de la mañana del lunes «de manera escalonada» una vez recibida la orden correspondiente y a raíz de la mejora de las condiciones meteorológicas y del estado de las autopistas.

Fotos

En el mismo instante en que los soldados llegaron al caótico atasco en la AP-6, recién entrada la madrugada del sábado al domingo, se pusieron manos a la obra para ayudar a los agentes de la Guardia Civil que acumulaban ya varias horas de servicio. Alberto Vázquez llama la atención sobre la complejidad del escenario con el que tuvieron que lidiar y con el «problema de llegar a los coches». Desde un principio tuvieron claro que «teníamos que sacar los coches uno a uno» debido a la trampa en la que se convirtió la vía.

«Al mediodía del domingo logramos abrir el tráfico», recuerda el portavoz de la UME, aunque fue unas horas más tarde cuando se restableció la circulación de la AP-6. «Nuestro pensamiento era sacar a las personas», relata el representante militar, quien agradece la paciencia de los miles de afectados por el colapso, muchos de los cuales llevaban parados desde la media tarde del sábado.

Ninguna evacuación urgente

Por fortuna, no hubo que desarrollar ninguna evacuación urgente por enfermedad grave; sin embargo sí que, «según fuimos avanzando y sacando coches se proporcionaba agua, mantas y caldo a la gente para que entraran en calor». También distribuyeron combustible a aquellos conductores que ya estaban en la reserva y que se veían abocados a quedarse sin calefacción.

Vázquez comenta resignado que «no se puede llegar a todo el mundo», pero las intervenciones de la UME y de la Guardia Civil han sido elogiadas y aplaudidas tanto por los ciudadanos como por las autoridades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos